(cultura) Poética femenina en lengua guaraní: Elba Eiragui Duarte

Esta es la segunda entrega de Umbrales a propósito del Año internacional de las Lenguas. Nuestra propuesta cultural es la de ofrecer un ciclo de poesía latinoamericana femenina.  En esta oportunidad les presentamos un perfil de la escritora paraguaya Elba Eiragui Duarte.

Aspectos históricos y lingüísticos
Hablar de la poesía guaraní implica hablar de la lengua. Son 20 las variantes del guaraní paraguayo, así que no es sencillo el camino de búsqueda de la expresión literaria y máxime cuando estamos frente a una lengua que nació desde los tiempos más lejanos, abarcando desde los grandes cantos míticos hasta la poesía popular y la contemporánea. Según los estudiosos de la historia literaria guaraní, la genealogía se inicia en el canto del Ayvu Rapyta, fundamento de la palabra de los ancestros guaraníes y cuya misión era la de recuperar el ñe’ë, la palabra-alma.

Desde la llegada de los españoles hasta la actualidad, el guaraní se convertiría en lengua mayoritaria del Paraguay pese a que tuvo escasos reconocimientos históricos. Desde la época de las Misiones, fue visto y tratado como “lengua del oprimido”. A excepción de algunos breves tramos y espaciadas actitudes de respeto hacia la lengua, el guaraní cayó en una aguda discriminación, casi hasta los finales del siglo que ha terminado. No olvidemos la dictadura de Stroessner como uno de los artífices de haberla desplazado de la educación formal hasta hace pocos lustros, relegada al rol de instrumento de comunicación cotidiana en la casa, en la calle, en las labores. Pese a ello, el guaraní permaneció vivo por la profunda fuerza de la oralidad, se perpetuó como lengua materna de un grupo social marginado pero importante, que ha preservado muchos de sus rasgos identitarios. El peor ataque sufrido por las lenguas indígenas desde los tiempos de la colonia fue perpetrado por la burguesía nacida de las independencias al promover la castellanización obligada a través de la educación formal.

 

La civilización de la palabra
El guaraní es hablado hoy en día por el 90% de la población del Paraguay, con un porcentaje de monolingüismo que alcanza al 40%. En términos cuantitativos, el guaraní es hablado por alrededor de 6 millones de personas dentro del territorio paraguayo, sin contar con al menos 1 millón y medio de hablantes que viven en el exterior. Forma parte en nuestros días del complejo mapa lingüístico paraguayo, que muestra la sobrevivencia de 17 etnias indígenas, correspondientes a 5 familias lingüísticas diferentes. El segmento guaraní, perteneciente a su vez al gran tronco lingüístico Tupí-Guaraní, comprende los dialectos correspondientes a los Mbyá, los Avá Guaraní, los Pãi Tavyterá, los Guarayo, los Guaraní Ñandéva y los Aché Guayakí, a los que se agrega el denominado “guaraní paraguayo” hablado por la mayoría de la población del país. En 1992, en consonancia con los primeros pasos de la apertura democrática iniciada en 1989, el guaraní alcanzó el reconocimiento de Lengua Oficial de Estado para todo el territorio paraguayo, siendo la primera lengua americana que conquistó tal reivindicación. Este reconocimiento significó la reparación histórica de una larga postergación. Este nuevo estatuto se sentaron las bases para la paulatina revitalización y dignificación de la lengua, con lo cual, en 1993, se echaron las bases para la Reforma Educativa. Este será el punto de partida para plantear e implementar el primer plan de educación bilingüe, contemplando la alfabetización en guaraní para los niños que tienen a este idioma como lengua materna. El corolario directo es un despertar estimulante de literatura guaraní, viva desde tiempos antiguos y pese a sus históricas exclusiones.

 

Literatura de mujeres guaraníes
Antes que nada, debemos decir que, para hacer cualquier análisis literario de la escritura de mujeres, debemos, primeramente, remitirnos a ciertas condiciones en las que se sedimentó y que aún es substrato determinante para comprender las características de estas textualidades. Por un lado, la influencia represora que ejerció la sociedad burguesa y que se centró en la mujer y con un espectro más amplio la censura político-social, que en el caso de Paraguay, fue ejercida sin pausa por 35 años por el dictador Alfredo Stroessner. En estas condiciones, cuando una mujer se decide a escribir es para ejercer un derecho, pero también una lucha contra un pasado que la inhibe y contra la falta de formación y estudios universitarios. A consecuencia de ello, la mayoría de los textos femeninos se han forjado en la imitación de la literatura masculina. Hubo que transitar un largo camino hacia un estilo propio para encontrar una producción contracultural y alternativa que busca su auto realización como mujer y como autora.

 

Poesía y compromiso social
La poetisa, activista cultural y docente Alba Eiragi Duarte, de la comunidad avá guaraní, fue investida como miembro de la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP), convirtiéndose en la primera mujer indígena que forma parte de esa asociación. A sus 58 años, entró como miembro de pleno derecho de la SEP tras publicar recientemente su primer libro, un poemario en guaraní titulado “Ñe’ê yvoty. Ñe’ê poty” (“Flor de la palabra. Palabra en flor”, en idioma guaraní).

En su poemario “Ñe’ê yvoty. Ñe’ê poty”, encontramos piezas que simbolizan la espiritualidad profunda de un pueblo que se resiste a morir tras una colonización de 500 años y se alza contra la exclusión histórica. Alba Eiragi Duarte, que ha producido varios documentales y que actualmente participa en “Nación Guaraní”, un documental que denuncia el descalabro social y cultural sufrido por esa gran comunidad. Es traductora y elaboradora de guías de materiales educativos indígenas en lengua ava guaraní y español. Ha trabajado también con niños y niñas indígenas en situación de calle, asumió en 2008 la dirección del departamento de Gestión y Comunicación de la Dirección General de Ecuación Escolar Indígena. Es también responsable y coordinadora del proyecto “Cosmovisiones Indígenas e innovaciones educativas” con los pueblos mbya guaraní y ava guaraní de Canindeyú (norte) y Caaguazú (centro), y fue organizadora del Primer Congreso de Comunicadores Indígenas. Ilustramos con una pieza de su autoría, la belleza de la lengua, la identidad cultural y la Historia del pueblo:

Poema al idioma guaraní

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .