SÍNODO DE LOS JÓVENES: DOCUMENTO PAPAL: “CRISTO VIVE”

La exhortación apostólica “Christus vivit” (=Cristo vive) del papa Francisco es el fruto oficial del Sínodo del pasado octubre y ha sido firmada el 25 de marzo en el santuario mariano de Loreto (Italia). Son nueve capítulos con 299 párrafos. Allí se afirma: “La Iglesia ha de reconocer con humildad que algunas cosas concretas han de cambiar y para eso necesita recoger la visión y también las críticas de los jóvenes. Los jóvenes pueden ayudarla a mantenerse joven. La Iglesia ha de ser siempre joven; no hay que frenarla en el pasado, inmovilizarla. Tampoco hay que creer que es joven porque cede a las modas del mundo, esconde su mensaje o se mimetiza. Es joven cuando es ella misma y se alimenta de la Palabra de Dios.. No estamos llamados a ser personas raras, pero sí distintas”. El documento reconoce que hay jóvenes que “sienten la presencia de la Iglesia como fastidiosa e irritante por los escándalos sexuales y económicos, por la falta de preparación de los ministros ordenados, el rol pasivo de la juventud en la Iglesia… Los jóvenes piden a la Iglesia que escuche, que no siga condenando, que no esté siempre en guerra por algunos temas que la obsesionan”. El Papa denuncia después los males y los peligros que afectan a los jóvenes de hoy. Condena ciertas formas de colonialismo cultural que se quiere imponer a los jóvenes. Recuerda que a pesar de los pecados de la Iglesia “no se abandona a la madre cuando está herida y enferma”. Invita a los jóvenes a “no pasar la vida mirando desde el balcón o como viendo una pantalla. No hay que tener miedo a arriesgar y a cometer errores, a hacerse sentir en pos de un mundo mejor. El compromiso social y el contacto directo con los pobres son una ocasión fundamental de profundización en la fe y para el discernimiento vocacional. No hay que tener miedo de ir contracorriente y manifestarse como amigos de Jesús, enamorados de Él”. En pos de una verdadera pastoral juvenil, el Papa pide acercarse a los jóvenes “con el lenguaje del amor, no con el proselitismo. No hay que ofrecerles tan solo formación doctrinal y moral sino condivisión de vida, espacios de alegría y fiesta, testimonios, una comunidad viva. No hay que separar la formación espiritual de la cultural”. Y cita las experiencias artísticas, la práctica deportiva, el compromiso ambiental… En algunos momentos se dirige a los jóvenes tuteándolos y termina diciendo: “Sería feliz de verlos correr más rápidamente que nosotros; y cuando lleguen adonde todavía nosotros no hemos llegado, tengan la paciencia de esperarnos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.