NICARAGUA: FIRME POSTURA EPISCOPAL

obispo Abelardo Mata, en conferencia de prensa

El obispo de Estelí y secretario general de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), Juan Abelardo Mata Guevara, emitió una serie de fuertes críticas contra el proceso de negociación que viene desarrollando el régimen orteguista con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) para encontrar una salida pacífica y democrática a la grave crisis de gobernabilidad que vive la nación centroamericana desde abril de 2018. “Al gobierno (de Daniel Ortega) yo no le veo voluntad sincera de encontrarse por un futuro mejor si no, simplemente, aquí mando yo y aquí nadie me saca, y por mis pistolas yo me mantengo aquí. Digo “por mis pistolas”, porque la fuerza, justamente, de este régimen, no le digo gobierno porque nos desgobierna, está en las armas no en la racionalidad, no en la constitucionalidad de este pueblo, reflejado en la carta magna, no en las leyes internas que gobiernan a este pueblo, sino que en un proyecto muy particular, muy personal, de un grupo que quiere mantenerse a toda costa en el poder no importándole la sangre que se derrama”, manifestó el obispo en una entrevista con el periódico Trinchera de la Noticia de Managua.

Para el obispo, el proceso negociador entre el régimen orteguista y la oposición,  es “una payasada, un circo”  debido a que “como pastores nos duele que se abuse de la autoridad y se trate de medrar hacia proyecciones personales el dolor del pueblo”. Juan Abelardo Mata exhortó a la Alianza Cívica a no negociar nunca con los derechos ciudadanos de la población ni tampoco a abrir la puerta a una amnistía que cierre la posibilidad de juzgar a los responsables del aparato estatal orteguista que cometieron –según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)-, crímenes de lesa humanidad al disparar contra población civil desarmada para disolver manifestaciones anti-gubernamentales. Para el obispo, la oposición debe tener un papel de “mayor hidalguía” al momento de exigir al equipo negociador del régimen orteguista que cumpla con los acuerdos e inicie una efectiva democratización del país. Al mismo tiempo demandó condiciones mínimas para seguir negociando; como es la liberación de todos los manifestantes encarcelados, la supresión de las fuerzas paramilitares que actúan con impunidad al servicio del partido de gobierno y el retorno de las instituciones internacionales de derechos humanos.

El secretario del Episcopado nicaragüense criticó duramente el peso del gremio empresarial dentro de la Alianza opositora; y manifestó su rechazo a un pacto político que permita la vuelta al modelo de diálogo y consenso que mantuvo un maridaje de facto entre el régimen orteguista y el gran capital durante más de una década. Lo que le permitió a Daniel Ortega ir demoliendo los cimientos democráticos del país mientras garantizaba una economía de libre mercado voraz y deshumanizante. Se pregunta Mata: ¿ Dónde está la fuerza de los estudiantes y campesinos, que son los que han generado estos cambios en la república?. ¿Será que se buscan solo intereses personales y defender el capital?. No podemos permitir eso”. Mata reveló que una de las cosas que fue factor decisivo para que los Obispos de Nicaragua declinaran  participar como “testigos y acompañantes nacionales” del proceso de negociaciones entre el régimen y la oposición fue el veto que realizó el Ejecutivo de Daniel Ortega contra la figura del obispo Rolando Álvarez  de Matagalpa, fuerte crítico del gobierno nicaragüense. “El régimen quiso la presencia de los líderes de las sectas evangélicas del país, sumamente divididas entre sí, a las cuáles las forzaron a unirse en una “mesa de unidad de pastores” para poder participar de las negociaciones. Los tres predicadores evangélicos delegados para participar en las negociaciones nunca se pronunciaron en contra de la represión gubernamental”. Según el obispo, “la resolución de la crisis socio-política nicaragüense está todavía lejos debido a que no hay unidad en la oposición y que no hay renovación de personas en los partidos políticos”. Por su parte el obispo auxiliar de Managua Silvio Báez dijo que “si bien la Iglesia sigue considerando que la salida a la crisis es el diálogo, no es aceptable el secretismo del mismo, la falta de liberación de todos los presos y la constante actitud dilatoria del gobernó”. Por su parte en la mesa de diálogo el gobierno prometió restaurar los derechos de manifestación y la libertad de prensa, y desarmar los grupos paramilitares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.