(opinión) El caso Manini Ríos

Hay una cantidad de hechos preocupantes, que no parecen preocupar a mucha gente.
Pero en ellos no está en juego la continuidad en el poder del Partido Frente Amplio; lo que está en juego es la democracia. Y no exagero.
El comandante Guido Manini Ríos está ya ganando la simpatía de muchos católicos al desafiar al gobierno laicista, y concurrir con su uniforme a la Catedral de Montevideo, mostrando su condición de católico práctico.
Algunos voceros laicistas, dignos herederos de los que escribían Dios con minúscula a principios del siglo XX en el antiguo diario “El Día” salieron al cruce esgrimiendo razones ridículas.

Pero el asunto siguió cuando en un discurso el año pasado en el día del ejército nacional, afirmó ser contrario a los recortes que el gobierno estaba planeando hacer en la Caja Militar, y subrayó que esto iba a significar un tremendo prejuicio sobre todo a los soldados rasos, que ya ganaban un sueldo muy mísero.

Esto no pasó inadvertido, y el presidente lo arrestó por varios días.

Esto lejos de ser una derrota, lo encumbró ante los soldados como un defensor valiente de sus derechos.

Así cuando en los primeros días del mes de marzo, en una reunión que tuvo con el presidente, le planteó su disconformidad con las condenas de algunos militares por delitos cometidos en la dictadura, esta fue la gota que desbordó el vaso, y fue  cesado en su cargo.

 

Los argumentos de Manini
Manini afirmó y lo dijo públicamente, que el poder judicial, utilizó pruebas fraguadas para condenar a algunos militares por delitos cometidos en la dictadura, extralimitandose en sus funciones.

Aclaró que se refería a que el pueblo había votado en plebiscito dos veces una ley que impedía que los militares fueran sancionados por su actuación en la dictadura. (La tristemente célebre “Ley de Caducidad)

El problema es que los “pobres militares”  condenados ¿injustamente? eran nada menos que Laurente, Gavazzo y Silveira, con apabullante cantidad de pruebas en su contra y con testimonios de sus víctimas. Culpables de torturas, vejaciones  inimaginables y asesinatos.

Por eso fue que el presidente obró con conformidad a la ley cuando lo expulsó de su cargo.

Cuando vuelve a hablar, emitiendo un Video, y usando el canal del ejército en You Tube cuando ya había abandonado su cargo la cuestión se hizo más grave.

 

Lo lamentable de todo esto es:

  1. Ningún partido político de la oposición emitió que yo sepa una declaración condenando la conducta del comandante en jefe, y apoyando a Vázquez. Lo cual es muy grave.
  2. Es más un nuevo partido político Cabildo Abierto le ofreció la candidatura a la presidencia, ya que el mismo Manini  había declarado su intención de dedicarse a la política.
  3. El fiscal Díaz declaró que iba a investigar a Manini a ver si sus acciones recientes no constituyen delito.  La única voz sensata ( y me duele decirlo ) fue la del Expresidente Julio María Sanguinetti, que dijo que si se le inician acciones judiciales sólo harán de él un mártir, y eso no sólo es contraproducente para el gobierno, sino para la democracia.
  4. En el pasado viernes 15 de marzo, era el aniversario del batallón de infantería de San José. Allí el presidente de la República concurrió para festejar el evento, y dio un breve discurso, que nadie aplaudió. Eso demuestra que el espíritu antidemocrático de varios sectores del ejército, nostálgicos de la dictadura no sólo no ha muerto sino que goza aún de buena salud.
  5. Tal vez a algunos sectores del Partido Nacional, al cual el General Manini es afecto, estén contentos. Pero esto es un grave error. Pues se atacó al mismo sistema democrático.
  6. La Iglesia se perdió una oportunidad de hablar del tema, de defender el sistema democrático. Fue una lástima.

 

¿ Deberíamos preocuparnos?
Yo creo que sí, y mucho. Es muy poco probable que estemos ante un Bolsonaro uruguayo. Pero en un momento cuando muchos claman por mayor orden para prevenir el delito, y se quejan de que el gobierno no se hace respetar ante la delincuencia y la droga, además de la corrupción en ámbitos gubernamentales, los discursos del ex general en jefe del ejército sean convincentes para muchos.

Los jóvenes actuales no saben lo que fue la dictadura y lo que costó erradicarla.  Así como la salida negociada, con la deshonrosa y anticonstitucional Ley de la Caducidad de la pretensión punitiva del Estado, en la cual se hacía literalmente la vista gorda a los crímenes de lesa humanidad cometidos por los militares que gobernaron ese triste período de nuestra historia.

Yo personalmente estoy harto de ver en Internet y en los mensajes de texto que me llegan en mi programa de radio, los mensajes cargados de odio, que añoran la dictadura “donde uno podía salir a la calle tranquilo”.  Si, claro. Mientras no se te diera por ser joven y usar barba, y llevaras documentos o carnet de buena conducta.

Yo prefiero vivir en democracia,  toda la vida. Aunque tenga que soportar discursos mentirosos de políticos a quienes no tengo obligación alguna de votar.

Prefiero no repetir los errores y horrores del pasado.

 

Eduardo Ojeda

3 comentarios en “(opinión) El caso Manini Ríos

  1. Cuanta falta nos hace a los cristianos tener espacio de “compartir miradas con argumentos” sobre realidades internas, y sociales y políticas” Me pareció muy bueno que Eduardo pusiera el tema sobre la mesa y también muy bueno que María del Carmen se animara a plantear sus diferencias. Creo que las redes sociales bien usadas son una herramienta para “desarrollar nuestro pensamiento en búsqueda de la verdad”. Gracias a Umbrales por ser medio para esto y mucho más.

    Sobre el tema en si, sabemos que donde “fuego hubo brazas quedan” y a cada uno de nosotros: “reavivar las brazas para que el fuego vuelva o apagarlas del todo”, depende mucho de como nos fue, o como les fue a nuestros seres queridos en esos tiempos… Y también la mirada histórica esta muy condicionada por nuestro presente. Cuando a alguien le va mal, es porque a otros les esta yendo muy bien… El mundial del 50 no lo recordamos igual uruguayos y brasileños…

    Mas aya del sentir de cada uno según su historia y presente, que seguramente nos pondrán de acuerdo o no con los contenidos manifestados por el militar, creo que hay algo que este caso nos tiene que unir: – ¿Que corresponde a un militar y que no?

    Personalmente creo que “hizo lo que NO correspondía”, y su conciencia sabrá, si fue por error (todos los cometemos) o a propósito, lo que no seria un error, sino un horror que alguien comience su camino político fuera de su propio compromiso asumido en su trabajo. Tampoco seria el primero que utilizo mal su trabajo para “hacer carrera política”… Creo que en este caso la justicia se tiene que manifestar: ¿Un militar puede manifestarse en publico, en desacuerdo con su gobierno y contra el poder judicial?

    Me gusta

  2. Ojeda, haciendo uso de la libertad de prensa que existe algunas veces en este gobierno frenteamplista, habló del Sr. Manini Ríos, que se nota que no lo conoce. Alaba su concurrencia con uniforme a la Catedral, siendo sí un católico practicante y luego le da loas a Sanguinetti, masón declarado; para luego comparar a Manimi Ríos con Bolsonaro promovido por la Iglesia Universal (umbandista y demás). Seregni era militar y político; cuál es su problema con el Sr. Manini Ríos? Antes de escribir sobre alguien y ensuciarlo en una revista católica, conozca a la persona; se llevaría una gran sorpresa!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.