ISLAM: VIRAJE DE LA IGLESIA

Del 30 al 31 de marzo el Papa estará en Marruecos invitado por el rey Mohammed VI y la Iglesia local. El lema del viaje: ”Servidor de la esperanza”, con la cruz cristiana y la medialuna islámica. Hay en el país unos 20 mil católicos y diez mil protestantes en un país musulmán de 35 millones de habitantes. La elección de los viajes papales de Francisco, a pesar de los que protestan porque no viaja a Argentina o no va a España, Francia, Alemania, Gran Bretaña…, es debido a sus prioridades para con países e Iglesias periféricas y a sus esfuerzos de acercamiento ecuménico e interreligioso con países de otra cultura y religión.

Ha sido el caso de Egipto, Jordania, Emiratos Árabes, ahora de Marruecos y en mayo de Macedonia para los musulmanes. El Papa busca un contacto con el Islam moderado donde se admite la libertad de culto, aunque se prohíba a los musulmanes convertirse a otra religión. Los pasos de Francisco manifiestan un viraje de la Iglesia con respecto al Islam, la segunda religión mundial después del cristianismo, que pocos advierten. Ha pasado desapercibido el histórico documento firmado en Abu Dhabi por el Papa y el Gran Imam de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyib, el representante de la gran mayoría sunita del Islam en el mundo. El documento se titula: ”Fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común” y lleva la fecha del 4 de febrero pasado.

Se habla de Dios “que ha creado todos los seres humanos y por lo tanto todos somos hermanos. La fe lleva al creyente a ver en el otro a un hermano al que apoyar y amar. La fe en Dios y  la fraternidad humana han de unirnos para trabajar juntos. Queremos adoptar el diálogo como camino, la colaboración como conducta, el conocimiento mutuo como método y criterio, una cultura de tolerancia, convivencia y paz. Entre las causas más importantes de la crisis del mundo moderno constatamos el alejamiento de los valores religiosos, el predominio del individualismo y las filosofías materialistas. Condenamos las prácticas que atentan a la vida que es un don de Dios: genocidio, terrorismo, desplazamiento forzado, tráfico de órganos humanos, aborto, eutanasia, todo tipo de violencia. Son una desviación de la enseñanza religiosa el uso político de la religión y la instrumentalización del nombre de Dios para fines violentos. Debe haber libertad de creencia, de pensamiento, de expresión y de acción. No se puede obligar a nadie a seguir una determinada religión o cultura (el Corán dice que “no debe haber ninguna coacción en la religión”). Se invita a la reconciliación entre creyentes y no creyentes, entre occidente y oriente. Se pide renunciar al término discriminatorio de “minorías” y que haya plena ciudadanía para todos, el respeto por los derechos de las mujeres y menores. Estas normas han de ser enseñadas y aplicadas en las escuelas y universidades, en los programas de estudio, en los textos legislativos y en las políticas, ya sea en el Norte como en el Sur del mundo”. En los Emiratos Árabes el Papa y el Gran Imam juntos han puesto la primera piedra de una mezquita y de una iglesia católica, la una cerca de la otra. A la firma del documento, iniciativa que salió del mundo musulmán y llevó un año de trabajo, han asistido 500 líderes religiosos, entre los cuales el secretario general del Consejo Ecuménico de las Iglesias. El Papa también pidió a la Iglesia Católica que difunda los principios de este documento en todas las universidades, centros educacionales, medios de comunicación y diócesis. Quiere enfrentar la idea dominante en occidente de que todo el Islam es intolerante y violento, olvidando el trato colonialista y opresor de occidente para aquellos pueblos en el pasado. Por su parte muchos musulmanes confunden las barbaries cometidas por occidente con el Cristianismo. Como ocurrió en el pasado con el fantasma del comunismo, agitado para justificar el golpismo de derecha, ahora se recurre al fantasma del Islam y de una Europa islamizada para volver al racismo, al ultranacionalismo, a la violencia. No son pocos los que acusan al Papa por predicar que occidente y oriente se necesitan recíprocamente y por negarse a un choque de civilizaciones. El Papa viaja ahora a Marruecos donde se cultiva la tolerancia y la apertura a los inmigrantes, mientras el rey de Jordania Abdullah II recibe en Asís la “Lámpara de la Paz”. El motivo formal de estos acontecimientos son los 800 años del encuentro pacífico de san Francisco en 1219 en Damietta (Egipto) con el sultán Al-Kamil, en el duro marco de las cruzadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.