“DESDE EL CORAZÓN”, la mujer en la vida del hombre cristiano

El mes de marzo está dedicado a la reflexión, profundización y reivindicaciones de la mujer. También los cristianos, como ciudadanos y parte del andar social, lo hacemos. Así el papa Francisco ha dicho hace unas pocas horas “Si soñamos con un futuro de paz, debemos dar espacio a las mujeres”
Hoy queremos compartir con ustedes tres testimonios, de tres hombres cristianos de vocaciones o estados de vida diferentes entre si, que hablaron desde el corazón con un alto valor testimonial, les preguntamos: ¿qué significa y qué aporte concreto tiene la presencia de la mujer en tu vida?

Ellos respondieron:
Alejandro Sosa Malde (26 años, soltero, de Malvin, trabaja como administrativo)
Como joven soltero, hay una pregunta existencial y es ¿qué ha sido en mi vida la mujer desde el principio para que tenga hoy el lugar que en mi ocupa? En verdad es que sin la mujer yo no hubiera nacido, y sin ella no me hubiera criado, ya que además de la participación de mi padre, mi madre Graciela fue escencial en mi desarrollo como persona ya que fue la que acompañó mi niñez paso a paso hasta que fuese más independiente. Mi padre Mario estuvo presente en otra forma, debido a que pasaba largas horas trabajando para dar sustento al hogar.  Y las mujeres han sido siempre y son en mi juventud, un refugio, un puerto seguro en los peligros de la vida. Actualmente el papel de la mujer en mí es el de esa Eva que acompañó a Adán cuando estaba solo, en el sentido de tener una persona que vea mi vida desde una óptica que yo solo como hombre nunca sería capaz de visualizar. Y tengo que reconocer que en el futuro no imagino mi vida sin una mujer, al menos si tomamos en cuenta que todos los hombres necesitamos, cualquiera sea el estado de vida, esa complementariedad, que además, en la Iglesia nos hace capaces de decir ¡qué rica es esta familia, que se basa en la complementariedad mujer- hombre, que lleva adelante a la humanidad, esta humanidad tan compleja y diversa pero también tan dispuesta a buscar el sentido de su existencia , vida y felicidad!

Fernando García de Ritis (38 años, Sacerdote, Cura Párroco de la Cruz de Carrasco)
La presencia femenina obviamente ha sido una constante en mi vida. En mi familia las mujeres siempre tuvieron un rol preponderante y fueron las que sostuvieron y orientaron la convivencia. Puedo decir que sé lo que es vivir en un matriarcado. Esto facilitó que durante mi infancia, adolescencia y juventud mis círculos de amigos fueran mixtos con la riqueza que ello conlleva. También en mi vida académica y laboral mi interacción con las mujeres es muy connatural y encuentra en ellas personas que me brindan excelentes aportes. Hombres y mujeres somos seres diferentes, porque dicho sea de paso no todos los seres humanos somos iguales, Dios es suficientemente creativo como para crear seres en serie.  Por tanto nunca viví mi relación con las mujeres como “el sexo opuesto”, sino como quienes desde su ser mujer me han aportado aquello que yo en mi condición de varón a veces no puedo entender. Gracias a Dios vivimos en un tiempo de oportunidades para realizar cambios en nuestra sociedad donde cada uno puede encontrar su forma de desarrollo sin desmedro de las posibilidades de los otros.
Por último en mi vida de fé, María y tantas otras mujeres, como Teresa de Jesús, están siempre presentes, acompañando mi proceso y son referentes claros en mi camino. Como ministro de la Iglesia no son pocas las veces en que apelo al consejo de muchas santas mujeres que participan en la vida de nuestras comunidades.

Gustavo Rodríguez Pintado (49 años, casado con Mónica, tienen 2 hijos, integran Pastoral Familiar)
En primer lugar un agradecimiento a las mujeres que han aportado a la formación de mi persona, a mi felicidad y a mi vida desde el momento de mi concepción: mamá, abuelas, tías y hermana. Sus cercanías, sus cariños, sus indicaciones y sus enseñanzas en la fe me completan, animan y enriquecen. Por otro lado, mi esposa Mónica, con quien nos casamos hace 32 años, es parte de mí mismo. Ella aporta todo lo que a mi me falta, su femineidad me enamora, sus cuidados me protegen, su forma de ver el mundo complementa la mía, su gusto por la belleza ilumina el hogar, su fragilidad me da fuerza y su fuerza me sostiene… ¡Su aporte es la vida misma!

No queda más que agradecer a estos tres queridos hermanos y amigos por su sentido compartir desde el corazón. Bueno es seguir profundizando, reconociendo y agradeciendo por la presencia y aportes de esa hermana, amiga y compañera, que alegra y enriquece nuestra vida, y encomendarlas a Aquella que en sí vivió todas las vocaciones siendo Hija, Consagrada, Esposa, Madre, Viuda, Vecina, Trabajadora, que cantó MAGNIFICAT en nombre de todos… María, ¡la Pequeña Nazarena!

                   Jorge Márquez

Un comentario en ““DESDE EL CORAZÓN”, la mujer en la vida del hombre cristiano

  1. Gracias hermanos por compartir desde el corazón, con la sencillez de la propia experiencia. Y GRACIAS al hermano Jorge, humilde entrevistador, que siempre nos acerca a realidades desde el corazón del mundo. BENDICIONES a todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.