CUMBRE ANTI-ABUSOS: ¡NUNCA MÁS!

Tres son los resultados más relevantes de la Cumbre Anti-Abusos que se realizó en el Vaticano del 21 al 24 de febrero, con la presencia de unos 200 participantes de todo el mundo como en un insólito mini-sínodo. Antes que nada la Iglesia ha presentado y reconocido públicamente sus llagas pidiendo perdón a las víctimas, pero a la vez ha sido protagonista en la lucha mundial contra los abusos de los niños. Se trata de un fenómeno difundido en todas las culturas y sociedades del mundo.

Según UNICEF son 120 millones los menores abusados sexualmente, mayormente en el seno de la familia. Esto, ha dicho el papa Francisco, “no disminuye la monstruosidad del fenómeno dentro de la Iglesia” llamada a vivir y predicar el Evangelio. Muestra de ello son los casos de los cardenales McCarrick y Pell que han suscitado una reprobación mundial. El segundo resultado es la propuesta de normas éticas para el uso de los medios digitales, ya que el fenómeno de los abusos es alimentado por cuatro millones de páginas web pornográficas. El tercer resultado y el más importante es que toda la Iglesia se compromete a un cambio de mentalidad con actitudes, medios y procedimientos nuevos, comunes en todas partes. Los pasos a dar son antes que nada defender a las víctimas, con la denuncia inmediata de los abusadores a las autoridades civiles, sin demoras ni miramientos aunque se tratara de un solo caso. Hay que asegurar además el resarcimiento espiritual, moral, psicológico y también económico aunque haya que vender terrenos y cerrar parroquias para pagar indemnizaciones. Se optó por la total transparencia sobre las investigaciones, los procesos, las estadísticas (se carece hasta ahora de una estadística oficial y pública). El Papa adoptó los criterios de la OMS y para la Iglesia marcó ocho objetivos comunes para todos: promover la prevención y combatir el delito, no encubrir ni subestimar ningún caso, tratar pastoralmente y buscar reintegrar a las víctimas, selección y formación específica de los candidatos al sacerdocio, unidad de los obispos detrás de las directivas de las Conferencias Episcopales, acompañar a las víctimas con la ayuda de expertos, vigilar el acceso incontrolado de los menores a la pornografía por internet, combatir el turismo sexual (el tráfico y la explotación de niños). Francisco ha clamado: “En la justificada rabia de la gente, la Iglesia ve el reflejo de la ira de Dios traicionado y abofeteado por estos consagrados que en realidad son lobos rapaces”. Los presidentes de las Conferencias Episcopales han sido citados a esta asamblea porque hay obispos que siguen sin creer que esta lacra es real, y piensan que ha sido amplificada por los medios. Habrá más adelante un documento oficial del Papa, se entregará un vade-mecum a los obispos, habrá grupos de apoyo por parte de expertos. Se ha pedido involucrar más a los laicos y a las mismas víctimas en esta batalla; se exigió la reducción laical a los curas condenados. Ha habido cierta frustración entre las víctimas y los activistas que acompañaron a la cumbre, pidiendo más hechos y menos palabras. Reconocen la determinación del Papa Francisco, pero denuncian que no está siendo acompañado y hasta es obstaculizado. En general puede decirse que los resultados no serán instantáneos, pero en una perspectiva histórica y de cara al futuro, esta cumbre excepcional puede significar un paso muy importante en la renovación de la Iglesia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.