(cultura) ¿Apocalipsis Zombie en Uruguay?

El Cuarteto de Nos nos trae este video, un trabajo interesante filmado en el local de Cinemateca en Reconquista y Juan Carlos Gómez (Montevideo). Se trata de una canción de rock bastante clásico, pero con tintes dramáticos. Un público de jóvenes millennials está sentado en las butacas, pero no los mira. Sólo a través de sus celulares los está filmando.

Y ellos cantan esta canción:

Vengan, vengan, síganme
Vamos todos juntos, todos a la vez
Siempre hacia adelante, no importa para qué
Cero compromiso, cero estrés
Salgan del agujero y recorramos el camino
Arrasando nuestro paso, devorando sin respiro
Una mala junta sin discurso ni sentido
Acá el que piensa pierde, el que piensa está perdido

Ya no hay mañana ni ayer
Sólo es lo que pase hoy.
Y sí, lógica y razón
¡Acá todos queremos lo mismo!
Y ellos nos ven deambular
Sintiendo el miedo en la piel
Porque nunca van a saber, de dónde venimos

Somos su imagen más real
Lo que nunca esperaron ver
Su reflejo más aterrador
Que los habrá de convencer
Que hay poco por hacer en este apocalípsis zombi

Ay, este simulacro virtual
Copiar y pegar, usar y tirar
Seguimos la jauría, la horda desarmar
Exigiendo más…

Ellos nos crearon pero ahora nos tienen miedo
Porque no pueden manipular lo que queremos
Solo por instinto es que vamos al extremo
Y nos multiplicamos por contagio y sin deseo

Y no pueden tolerar
Que nos resbale el poder
Y con su falsa moral
Nunca podrán someternos

Porque este virus letal
Les roba su identidad
Igual eso era normal
Antes de aparecernos

Somos su imagen más real
Lo que nunca esperaron ver
Su reflejo más aterrador
Que los habrá de convencer

Que hay poco por hacer en este apocalipsis zombie.

Zombi filmando su propia sombra
Zombi aplaudiendo al zombi de moda
Zombi autómata, zombi mediático
Zombi viral, zombi superstar
Zombi que mira a otro zombi sin alma
Que le dice desde la pantalla

No seas así, dejate morder

Somos su imagen más real
Lo que nunca esperaron ver
Su reflejo más aterrador
Que los habrá de convencer
Que hay poco por hacer en este apocalipsis zombi

No seas así, dejate morder
No seas así, dejate morder

 

¿Está claro?

El cuarteto de Nos no está integrado por millennials. Pero desde su lógica de cuarentones acostumbrados a razonar, y pensar,  no pueden entender lo que les pasa a los zombies millennials, que con sus celulares, ya no dialogan con nadie, sólo entre ellos con un lenguaje que no entendemos los veteranos.

Los músicos se ponen en la piel de los chicos, pero no son de su grupo. Eso está claro.

No hay mañana, sólo el hoy. Disfrutar el momento, no pensar. Eso es lo que algunos veteranos pensamos que viven los chicos de hoy.

Hay, sí, una masificación y un desnorteo de los adolescentes y jóvenes. Pero los veteranos tenemos responsabilidad en eso. Les teníamos miedo desde el principio, no les entendimos, y tratamos de mimarlos y de  hacerlos compinches nuestros. Les dimos a beber de nuestras frustraciones, y les mostramos nuestros fracasos y nuestra falsa moral. Ahora nos exigen coherencia y les tememos. Los vemos como zombies sin alma. Pero nosotros somos sus padres y madres, son nuestra imagen.

El pueblo uruguayo se ha vuelto egoísta y consumista, queremos tomar todo. Tratamos de “domesticar” a los gurises pero no lo logramos. Ahogamos sus ilusiones y sueños, terminamos creando una sociedad “zombificada”.

¡Y todavía hay gente que se pregunta por qué está de moda “The Walking Dead”!

Para mí que el fenómeno es bastante global. ¿Qué esperamos de un mundo sin espiritualidad, materialista y compulsivamente consumista que elige a líderes que le trata con prepotencia, reduciendo el problema al progreso económico, como si este fuera la base de la felicidad, como si el hombre pudiera ser como un gran estómago que devora videos y estrellas “virales”?

 

¿Y…?

El Cuarteto no parece darnos respuestas, pero nos invita a pensar. O nos dejamos morder por el virus letal, y zombificarnos, o buscamos una salida, un sentido. Tal vez haya que pensar lo que en el lejano siglo IV, dijo San Agustín: “Nos hiciste para ti, Señor, y nuestro corazón no podrá descansar y estará inquieto hasta que repose en ti.”

El ser humano no es un zombi sin cerebro, ni puede ser reducido a un gran estómago. Sin trascendencia y espiritualidad, no puede ser feliz.

Hemos construído una sociedad alejada de Dios. Y ahora buscamos sustitutos: la pasta base, “Pare de sufrir”, la astrología, el tarot, el universo mágico de las sectas, y otras yerbas.

Son solo zombificaciones.

Eduardo Ojeda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.