(Nunca sin el Otro) LUIGI STURZO: “A LOS HOMBRES LIBRES Y FUERTES”

Hace 100 años resonaba en Italia un Manifiesto que llamaba a los católicos al compromiso político dentro de un partido no clerical, fundado por el sacerdote Luigi Sturzo.  Sturzo hoy es Siervo de Dios y se espera su pronta beatificación. En agosto se celebrarán los 60 años de su muerte.

Pio IX

EL ENFRENTAMIENTO CON LA SOCIEDAD
Después de la cruzada contra el liberalismo y el mundo moderno por parte de Pio IX y la condena en 1864 con el “Syllabus” de 80 errores del mundo moderno y la negación a reconciliarse con el progreso, Pio IX se enfrentó también con el Estado italiano. El 20 de setiembre de 1870 el ejército piamontés ocupó Roma y los Estados Pontificios fueron incorporados al nuevo estado italiano con Roma capital. Los Estados Pontificios pertenecían al Papa desde el año 751; en su momento de máxima extensión comprendían las regiones de Lazio, Marche, Umbria, Emilia-Romaña. El Papa Pio IX excomulgó al rey Víctor Manuel II  (excomunión que le retiró antes de que el rey muriera) y se declaró “prisionero” en su palacio Vaticano. Desde 1870 hasta 1929 los Papas estuvieron bajo soberanía italiana, hasta que la “cuestión romana” fue resuelta con los Pactos Lateranenses entre Pio XI y Mussolini. Se creó entonces un pequeño estado independiente, la “Ciudad del Vaticano” que ocupa 44 hectáreas de la ciudad de Roma. La preocupación de Pio XI ya no era conseguir poder político, sino ser libres para ejercer la misión evangélica propia de la Iglesia. Después de la ocupación de Roma, Pio IX mediante la bula “Non expedit” (=no conviene) prohibió severamente a los católicos italianos participar en política, incluso en el sufragio; pero no en la política municipal. La intransigencia del Papa y el integrismo de muchos católicos creyeron que al perder la Iglesia el rol de guía autorizada de la sociedad aún en lo político, significara faltar a su propia misión pastoral. El desencuentro con la sociedad y la larga ausencia de los católicos en la vida política, causaría un profundo empobrecimiento y aislamiento de la Iglesia en Italia. La consecuencia fue que los liberales más radicales y anticlericales tomaron el poder legislando inclusive contra las instituciones eclesiásticas. Recién después de la Primera Guerra Mundial los católicos italianos pudieron participar plenamente en la vida política.

 

EL MANIFIESTO DE DON STURZO
El 18 de enero de 1919, hace 100 años, en Roma salía un Manifiesto que entusiasmaría a los católicos italianos. Decía el Manifiesto: “A todos los hombres libres y fuertes que en esta hora grave sienten el deber de cooperar para el bien de la patria sin prejuicios y preconceptos, hacemos un llamado en pos de ideales de justicia y libertad”. Firmaba el Manifiesto, con otros, el sacerdote siciliano Luigi Sturzo que será el fundador del nuevo partido político, el Partido Popular Italiano. Sturzo se había formado sin dejar de ser sacerdote, en las luchas administrativas, en las obras sociales, en la política de base con Alcide De Gasperi (otro candidato a la beatificación), que fue el primer secretario del PPI. No quiso ponerle al nuevo partido el título de “católico” o “cristiano” y lo presentó como partido laico, independiente de la jerarquía católica pero de inspiración cristiana. Era un partido “de católicos” pero abierto a todos los que estuvieran de acuerdo con su programa. El PPI superaba la pasada intransigencia de la Iglesia y reivindicaba para los católicos el estado democrático. Proponía la libertad de conciencia, profundos cambios de estructura y audaces reformas sociales. A fines de 1919 ya entraban en el Parlamento más de cien diputados católicos. Sturzo había bebido las enseñanzas sociales de León XIII y decía: “Yo le debo todo al Evangelio y a la Rerum Novarum”. La Rerum Novarum fue la gran encíclica social de León XIII que invitaba a los católicos a “salir de las sacristías”. Sturzo se había fogueado, con Giuseppe Toniolo (cuyo proceso de beatificación también está adelantado) y otros, en los temas agrarios, cooperativas de trabajo, sindicatos y se había ordenado cura en  mayo de 1894, tres años después de la Rerum Novarum.

 

Pactos lateranenses: reconocimiento mutuo

DESTERRADO POR EL FASCISMO
Sturzo quiso que su partido fuera aconfesional, absolutamente independiente de las organizaciones católicas.  Pero a fines de octubre de 1922 tomaba el poder en Italia Benito Mussolini y así el partido popular no tuvo tiempo de arraigar. Don Sturzo, después del asesinato del político socialista Giacomo Matteotti en 1924 por obra de los fascistas, a él que era llamado “socialista eclesiástico”,  por la presión del mismo Mussolini, la Iglesia lo sacrificó y le aconsejó optar por el exilio. En 1926 Mussolini disolvió todos los partidos políticos. Los católicos conservadores que tenían miedo al comunismo, se acercaron al fascismo y los tratados del Letrán de 1929 reforzaron la posición de Mussolini. Los católicos italianos no se preocuparon demasiado por la disolución de los partidos. Pero al dejar Italia para Inglaterra, Sturzo escribió una carta profética al cardenal Pietro Gasparri, secretario de estado de Pio XI, para decirle que la Iglesia se estaba equivocando. “El contacto tan cercano con el fascismo, los encontrará cómplices del mismo, cuando llegue la rendición de cuentas; la Iglesia tendrá sobre sí esa hipoteca”. Después de un largo exilio en Inglaterra y Estados Unidos donde no dejó de luchar contra el nazismo, el fascismo y la dictadura de Franco, Sturzo volverá a Italia en 1946 y será declarado senador de por vida, mientras gobernaba la Democracia Cristiana con Alcide De Gasperi. Morirá en Roma el 8 de agosto de 1959. Sturzo ha tenido el mérito hace cien años de movilizar a los laicos católicos en su compromiso específico  al servicio de la sociedad, lo que sigue siendo una urgencia prioritaria todavía hoy. Ha luchado contra el clericalismo en una época en la que Pio X había proclamado: “La Iglesia es una sociedad desigual; comprende a los pastores y a la grey. El deber de la grey es aceptar ser gobernados por los pastores y cumplir con sumisión las órdenes de quienes la rigen”.

 

ESPIRITUALIDAD DE UN LUCHADOR
A Sturzo lo obligaron las circunstancias a meterse en política y siempre con el aval de la Iglesia. Escribe de sí mismo: “Nunca pedí nada; yo era un simple sacerdote. Al descubrir mi vocación socio-política renuncié a la cátedra de filosofía, abandoné la Acción Católica y eso me dolió hasta el llanto. Me dediqué exclusivamente a la política con amargura en el corazón, pero la tuve siempre como un apostolado, un sacrificio ofrecido a Dios. En mi vida he pedido incesantemente al Señor de ser siempre y solamente, en cualquier lugar, su sacerdote”. Dada la excepcionalidad del caso y de la época, las autoridades de la Iglesia, en particular Benedicto XV, le permitieron a Sturzo trabajar en política partidista pero sin hablar en nombre de la Iglesia. Igualmente tuvo la contra de los católicos liberales como de los católicos integristas. El caso típico fue el del p. Agostino Gemelli, fundador de la Universidad Católica. Sturzo fue ejemplar también como sacerdote. Su lema era: “Bajar a la lucha política con el evangelio escondido en el pecho, sin estandartes religiosos”. Para él el compromiso socio-político era “otra manera de vivir el servicio pastoral, otra manera de ser cura, de encontrar a Dios en el mundo”. Pedía a los formadores en los seminarios de “no formar beatos y santurrones o gente hipócrita, sino sacerdotes que estuvieran siempre dispuestos a trabajar para el pueblo, a dejar a Dios para Dios”. Desde el exilio de Londres: “Treinta años de actividad política a nivel municipal, de parlamento, de partido, han sido para mí un verdadero apostolado religioso y moral. Mi aspiración única es servir a Dios”. Y dejaba a todos este recuerdo: “La primera enseñanza de mi vida y la más constante ha sido la de ser optimista, tener siempre confianza en la bondad que hay en el fondo del espíritu humano”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.