MÉXICO: MIGRANTES: HABLA SOLALINDE

El p. Solalinde, al fondo: “la bestia”

Desde 2011 el p. Alejandro Solalinde está siendo permanentemente acompañado por una escolta de cuatro policías para su protección, habiendo sido amenazado de muerte repetidas veces. Tiene 72 años y en 2017 ha sido candidato al Premio Nobel de la Paz. Los narcotraficantes han ofrecido un millón de dólares para el sicario que lo elimine.

En Méjico hay una guerra de narcos que ya ha causado 250 mil asesinatos, 27 mil desaparecidos y cientos de miles de desplazados. Desde hace  años México es la nación más peligrosa también para los sacerdotes; 26 curas asesinados desde el 2012 sin contar las agresiones, los secuestros, la difamación permanente. Cada año medio millón de centroamericanos pasa por México huyendo hacia Estados Unidos y unos 10 mil cada mes caen en las redes de los narcos. Según Solalinde, es por eso que ahora los migrantes se mueven en caravanas. “Los migrantes son un botín ambicionado por los narcos; rinden unos 50 millones dólares por año. Los apresan durante el trayecto; los ancianos son asesinados y los que tienen parientes o amigos en Estados Unidos son obligados a llamarlos y mientras tanto los torturan para que oigan los gritos del otro lado. El pedido de rescate es entre los dos y siete mil dólares. Los más jóvenes y robustos son reclutados forzosamente para la guerra contra las bandas rivales. Las mujeres son vendidas en el mercado de la prostitución y los niños en el de la pedofilia y las adopciones clandestinas. Cuando fundé la casa-refugio “Hermanos en el camino” de Ixtepec, hasta las autoridades, vendidas a los narcos, me hicieron la guerra; me amenazaron, golpearon y arrestaron. Desde hace diez años, cada año pasan por el refugio 20 mil irregulares. Aumentaron las mujeres y los niños no acompañados, lo que es más riesgoso aún. Buscamos que los menores por los menos obtengan el asilo en México, puedan completar los estudios y aprender un oficio. Trump con su dinero perderá la guerra con los migrantes. Estos son más fuertes porque Dios camina con ellos. Sus caravanas son un acto valiente de fe en Dios y en el futuro. Yo tampoco tengo miedo porque creo en el Reino de Dios. Lo que más temo es traicionar mi ministerio y a los más indefensos de mis hermanos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.