JUSTICIA CLIMÁTICA Y DESPILFARRO

En vista de la Cumbre de la ONU sobre el clima que se tendrá del 4 al 14 de diciembre en Katowice (Polonia), los presidentes de las Conferencias Episcopales regionales de todo el mundo (excepto  Estados Unidos) han lanzado un llamado a los gobernantes para que “lleguen rápidamente a concretar los objetivos de los Acuerdos de París de 2015. Son medidas que deben ser adoptadas por toda la comunidad internacional a nivel individual, comunitario, local y nacional”. Los obispos se expresan “contra el modelo actual de desarrollo que subordina la vida, la solidaridad y el bienestar de todos,  al crecimiento y a la ganancia desenfrenada”. Defienden la encíclica “Laudato sii” como “el manifiesto que orienta hoy el pensamiento de iglesias y religiones, pero también del mundo laico” y piden un estilo de vida sustentable. Reconocen que la encíclica social de Francisco ha tenido gran apreciación en la comunidad científica como en las distintas confesiones religiosas, pero que no ha llegado aún a las bases y no ha influido en un cambio en el estilo de vida. Quizás haya tenido más resonancia fuera de la Iglesia que dentro. En Francia 90 personalidades, entre religiosos e intelectuales, han llamado a un ayuno entre el 30 de noviembre y el 2 de diciembre “para salvar el planeta”. El cardenal Peter Turkson, prefecto del Desarrollo Humano Integral del Vaticano denunció cómo “a veces, debido a algunos sacerdotes y obispos, asistimos a un bloqueo del flujo de la información y del conocimiento de las palabras del Papa”. Hay por lo tanto miembros de la jerarquía eclesiástica que obstaculizan la encíclica. Añade el cardenal: “La situación climática es crítica y las promesas que se hicieron en París no han sido mantenidas”. En la primera mitad de noviembre se hizo en el Vaticano una importante reunión de científicos sobre el tema y se dijo que “la tierra no puede esperar más”. Hay un incremento de huracanes, inundaciones, escasez de agua, sequía, deforestación de las selvas, migraciones. Se prevé el incremento del deshielo del polo ártico, que ocasionará una considerable elevación de los mares. Hay que reducir las emisiones de dióxido de carbono del 45% para 2030, pero los científicos afirman que están aumentando. Si bien hay un esfuerzo para lograr energías menos contaminantes, siguen disminuyendo las áreas forestales, la biodiversidad, las áreas cultivables. Hay despilfarro en el mundo; si todos en la tierra consumiéramos como en Estados Unidos, necesitaríamos de cuatro planetas o de seis si consumiéramos como en Qatar. Para que la temperatura no suba más que 1,5 grados, los 20 países más poderosos deberían recortar la mitad de su producción de dióxido de carbono, lo que significaría una transformación radical de la economía que hoy ni se avizora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.