(Vaticano) luces y sombras del acuerdo con China

El acuerdo provisorio firmado entre la Santa Sede y China el pasado mes de setiembre ha generado diversas reacciones entre los católicos de todo el mundo. Uno de sus principales críticos es el Obispo Emérito de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen Ze-kiun, quien dijo en enero de este año que “el Vaticano está vendiendo la Iglesia Católica en China”.

En virtud del acuerdo, el Papa Francisco “ha decidido readmitir en la plena comunión eclesial a los Obispos ‘oficiales’ ordenados sin mandato pontificio” que todavía no estaban en comunión con Roma, siete en total más uno fallecido en enero de 2017.

Según el p. Cervellera, especialista en asuntos de la Iglesia en Asia, “para los optimistas el acuerdo provisorio es ‘histórico’; para los pesimistas es el inicio del total mal vender la Iglesia al Partido Comunista” Chino. No hay que olvidar que el acuerdo fue definido como ‘provisorio’, sujeto a ‘evaluaciones periódicas’ y que se trata del inicio de un proceso y no de su fin.

Para Cervellera, tener al Papa reconocido por las autoridades chinas para el nombramiento de obispos, significa el “fin de la Iglesia ‘independiente’ tan anunciada en todos estos años y el reconocimiento que el ligamen con el Papa es necesario también con un obispo chino para poder ejercitar su ministerio”.“Según el acuerdo no será ya posible nombrar y consagrar a un obispo sin el mandato papal, aunque sí el gobierno o la asociación patriótica o el consejo de los obispos podrán proponer sus candidatos.

En cuanto a lo negativo, el P. Cervellera cuestiona: ¿Qué sucederá si el candidato propuesto por China no es aceptado por el Papa? Hasta ahora se habló de un poder de veto temporáneo del Pontífice: el Papa, debía dar las motivaciones sobre su rechazo dentro de 3 meses, pero si el gobierno evaluaba inconsistentes las motivaciones papales, habría continuado con el nombramiento y la ordenación de su candidato”.

“No conociéndose el texto del acuerdo, no sabemos si esta cláusula fue mantenida, si realmente el Pontífice tendrá la última palabra sobre los nombramientos y las ordenaciones o si en cambio su autoridad será sólo formal”, alerta.

El levantamiento de la excomunión

El P. Cervellera considera que esta fue una medida positiva “porque al menos, en principio, ayudará a los católicos chinos poder vivir más la unidad. Estos obispos excomulgados eran usados por la Asociación patriótica para dividir a la Iglesia, haciéndoles presenciar con la fuerza de la policía en las ceremonias de ordenaciones episcopales”.

“También hay que decir que varios han realizado un camino de arrepentimiento y desde hace años piden la reconciliación con Roma. La eliminación de las excomuniones no forma parte del ‘paquete del acuerdo’, sino que es un gesto de la Iglesia, si bien –quizás con astucia un poco ingenua– fue dado el anuncio de la reconciliación el mismo día de la noticia sobre el acuerdo”.

Como un aspecto del todo negativo, aparece la no mención a “la persecución que los católicos y todos los cristianos están soportando en estos tiempos” en China.

“Como los testimonian tantas veces en las noticias, en China son quemadas y destruidas tantas cruces, tantas iglesias demolidas, se arrestan a los fieles y a los jóvenes menores de 18 años les está prohibida la participación a las funciones religiosas ni a la educación religiosa”, lamenta el experto.

“Además hay obispos y sacerdotes que están desaparecidos en manos de la policía; obispos que están en arrestos domiciliarios; obispos no oficiales considerados como criminales; controles de todo tipo de vida de las comunidades. A todo esto se agregan las persecuciones a las cuales son sometidas las otras comunidades religiosas (budistas, taoístas, musulmanas), que manifiestan la visión negativa que China tiene sobre las religiones y su proyecto de asimilarlas o destruirlas”.

Sin embargo, concluye Cervellera, tomando como ejemplo el caso lituano, “si en el acuerdo, aunque provisorio, se ve un poquitito de positividad, entonces las celebraciones lituanas son un signo de esperanza: el comunismo, ‘el delirio de omnipotencia de aquellos que pretendían controlar todo’, no venció. Y esto hace esperar suceda también a China”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.