NICARAGUA: CONFLICTO ABIERTO

El presidente Daniel Ortega acusó a los obispos de “formar parte de un plan golpista”, de “tomar partido” y ser “cómplices” de los que quieren acabar con su mandato. Dijo en una conmemoración de la revolución sandinista: “Los obispos entraron para mediar, pero se comprometieron  con los golpistas. Me duele mucho decir esto porque le tengo aprecio a los obispos, los respeto y soy católico. Entre ellos siempre se impone lamentablemente la línea de la confrontación, no la de la mediación”. Y los invitó a “rectificarse”.

El presidente se refería a la exigencia de la Iglesia y de la misma OEA de anticipar las elecciones para superar la crisis y pacificar el país. Mientras tanto la represión se ha hecho brutal con repetidos atropellos también contra la Iglesia. A todo esto respondió el obispo Silvio Baez: “La Iglesia no sufre por ser calumniada, agredida, perseguida. Sufre por quienes han sido asesinados, por las familias que lloran, por los detenidos injustamente y por quienes huyen de la represión”. El cardenal de Managua Leopoldo Brenes ha dicho: “No queremos una guerra civil ni terminar en la situación en la que se encuentra Venezuela. El pueblo sufre, miles de personas han perdido el empleo, muchas tiendas y comercios han cerrado, el turismo está desapareciendo y la gente se va, sin contar los 360 muertos y los dos mil heridos de estos últimos tiempos. Es una catástrofe para Nicaragua; es una lucha fratricida que provoca odio y división en las mismas familias. La violencia no lleva a ningún lado. A pesar de que el diálogo se ha paralizado porque no hay voluntad por parte del gobierno, seguimos apostando por el diálogo”. El conocido teólogo José Gonzales Faus escribió una carta pública a Ortega donde dice: “Le sería más sanador a usted retirarse dignamente. Un gobierno que no escucha y no dialoga con su pueblo, solo puede ser un gobierno de extrema derecha. Con 350 víctimas mortales en sus espaldas, la más elemental obligación moral de un gobernante es no permanecer en el poder a ese precio”. El teólogo español escribió esta carta como amigo de Fernando y Ernesto Cardenal, que fueron ministros del primer gobierno sandinista y después se alejaron. Faus denuncia que la revolución sandinista se ha transformado en dictadura, la que acapara todos los poderes, compra los votos de los más pobres a base de limosnas y no crea estructuras justas y democráticas. Los obispos del CELAM a nivel continental pidieron a todos los católicos celebrar una jornada de Oración para Nicaragua el 22 de julio pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.