(cultura) Aleluya Nº 1. Letra y música de Luis Eduardo Aute

Aute es un cantautor español, que a comienzos de la década de 1970 no era muy conocido, empezó su carrera como compositor, pero hacia fines de la década de los 70 se animó a ser “cantautor”  como Juan Manuel Serrat. Cantautor es aquel que canta sus propias canciones.

En este hermoso poema hecho canción se denota la clara influencia de Juan Manuel Serrat y Bob Dylan, pero ahí nomás queda todo, pues Aute brilla con luz propia.

Aunque hay versiones de este tema cantado por él, elegí la versión cantada por Massiel, cantante española con una hermosa voz de contraalto, que fuera famosa básicamente por este tema, y por otro del mismo compositor llamado “Rosas en el mar”.

Una lágrima en la mano, 
un suspiro muy cercano, 
una historia que termina, 
una piel que no respira, 
una nube desgarrada, 
una sangre derramada, 
aleluya. 

Gritos mudos que suplican, 
una tierra que palpita, 
la sonrisa de un recuerdo, 
la mentira de un te quiero, 
unos cuerpos que se juntan, 
una niña que pregunta, 
aleluya. 

Mil silencios de un olvido, 
un amor que se ha perdido, 
tres guirnaldas en el pelo, 
el aliento de unos besos, 
el perdón de los pecados, 
unos pies que están clavados, 
aleluya. 

La razón de la locura, 
una luz de luna oscura, 
unos ojos en la noche, 
una voz que no se oye, 
una llama que se apaga, 
una vida que se acaba, 
aleluya. 

Estas son las cosas que me hacen olvidar

este mundo absurdo 
que no sabe adónde va, 


Una madre que amamanta, 
tengo seca la garganta, 
el color de un tiempo abierto, 
un mañana siempre incierto, 
el sudor en una frente, 
el dolor de aquella gente, 
aleluya. 

Una llaga que se cierra, 
una herida que se entierra, 
unos labios temblorosos, 
unos brazos calurosos, 
dos palabras en la arena, 
una ola se las lleva, 
aleluya. 

Un reloj con treinta horas, 
el cartel de no funciona, 
una piedra en el vacío, 
otra piedra en el sentido, 
una lluvia en el alma, 
un incendio en las entrañas, 
aleluya. 

Unos pasos sin destino 
por cuarenta mil caminos, 
un acorde disonante, 
nueve infiernos sin el Dante, 
unas flores en mi tumba, 
siempre nunca, nunca, nunca, aleluya. 

 

Comentario

 

La intérprete Massiel

La palabra Aleluya encierra ciertamente una connotación religiosa, y la misma música solemne y con notas ascendentes nos lo revela, pero no es una tradicional alabanza a Dios.

La palabra Aleluya proviene de dos palabras hebreas: “Hallel Yahvé” que significa literalmente “Alabemos a Yahvé” O sea alabemos al Señor Dios.

En un aparente galimatías sin sentido se van mencionando situaciones humanas, negativas y positivas. Qué son observación apasionada de la vida humana, y a la vez un interrogante.

Vidas que terminan, sangre derramada, amor mentiroso que se olvida. Palabras que se borran escritas en la arena, unos cuerpos que se juntan, en un abrazo de amor, una niña que pregunta sobre los misterios de la vida a sus padres etc.

La muerte, la vida y ¿el por qué y para qué ?  de todo esto.

No, no se menciona explícitamente  a Dios, pero al final hay situaciones que nos dan a entender su presencia como aportando luz en medio de muchas sombras:  “el perdón de los pecados, unos pies que están clavados. Aleluya”.

Sí, en efecto, en estas cosas que al compositor le dan esperanza y le hacen olvidar los “sin sentidos” y la crueldad de los hombres de este mundo “absurdo que no sabe a donde va”, encontramos la huella del Creador.

Muchos creen que vivimos en una sociedad en crisis de valores, y ciertamente fragmentada.  

Compartimos esto. Pero no creemos que esta crisis sea algo que nos conduzca a la destrucción final, ni a un sin sentido total.

Por más duras que sean las cosas, mi tocayo de segundo nombre “Luis Eduardo Aute” nos dice que hay unos pies clavados, y una sangre derramada, que es la de alguien llamado Jesús de Nazareth, que trajo al mundo la misericordia de Dios y el perdón del Padre Dios para todos los que lo deseen, y aún en medio de los más duros y oscuros sin sentidos, y absurdos, siempre hay motivos de esperanza, por ese Hombre Dios, que entregó su vida porque a pesar de todo, sigue hoy creyendo en la capacidad de amor y bondad que todo ser humano tiene.

Datos sobre Luis Eduardo Aute

Aunque nació en Manila (Filipinas)  es de origen español, y más precisamente catalán. Su Padre es catalán y español, y su madre filipina, pero aunque pasó su niñez en su país natal su formación artística y profesional transcurrió en España.

Nació el 13 de setiembre de 1943, habla español, catalán, claro, tagalo, (o filipino) francés e italiano, y también inglés.

Aunque es conocido como cantante y compositor de música, también se ha destacado como pintor, y cineasta.

Ha cultiva musicalmente el género pop, y melòdico.

 

Datos sobre Massiel

Se llama María de los Ángeles Félix Santa María Espinosa. Nació en Madrid el 2 de agosto de 1947. Es actriz, cantante, presentadora de Televisión Española.

Dio a España su primer trofeo del festival de Eurovisión de 1968.  Con el tema “La la la”.

Tiene una hermosa voz de contraalto, que la hizo famosa, y justamente cantando temas de Luis Eduardo Aute.

Eduardo Ojeda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.