ITALIA: “¿VOLVIÓ LA ESTRELLA AMARILLA?”

En un artículo titulado: “¿Volvió la estrella amarilla?” el obispo emérito de Alba, Sebastiano Dho, arremete contra una serie de medidas del nuevo gobierno ultraderechista y nacionalista, recordando la estrella amarilla de los judíos en los tiempos de los nazis. Según el obispo, “son  medidas discriminatorias, inhumanas de una política populista aberrante. Hasta se ha llegado a pedir a los médicos que denuncien a los clandestinos que acuden a curarse; lo que obtuvo la correspondiente protesta de los profesionales. Se trata de medidas persecutorias y racistas. Y no se entiende cómo es posible que muchos cristianos apoyen fuerzas políticas que promueven programas de gobierno en directo contraste con los principios evangélicos. Es de reconocer que esta temática no hace parte aún, salvo raras excepciones,  de nuestra catequesis y de nuestros encuentros pastorales; se tiene miedo a ser tildados de hacer política. Nos estamos cargando de graves responsabilidades que nos serán reprochadas en el futuro, pero será demasiado tarde; la historia difícilmente perdona”.

Ha quedado patente el cinismo del ultraderechista ministro del interior Matteo Salvini al condenar a un barco de refugiados por más de una semana a dar vueltas en el mar. En vez de aplicar el derecho marítimo, se sirvió de los náufragos para llevar adelante su campaña política. Dijo que esas personas “estaban de crucero” para Valencia. También afirmó que para los inmigrante africanos en Italia “se terminó la cucaña”. Y ahora quiere echar del país a los gitanos que no tienen nacionalidad italiana. Es sabido que los censos étnicos casi siempre prefiguran “limpiezas étnicas”. Los que son italianos “lamentablemente tendremos que aguantarlos”, dijo. Además quiere “defender a los hijos de las familias gitanas que son obligados a la delincuencia por sus padres”. En Italia hay unos 200 mil gitanos. Los gitanos, provenientes del este, hace 500 años que están siendo perseguidos en Europa. Lo fueron sobre todo con el nazismo. El obispo auxiliar de Roma Paolo Loiudice reaccionó diciendo: “Es difícil pensar que un ministro pueda expresarse de la manera que lo hace. Nos está acostumbrando a expresiones de boliche. La mayor parte de los gitanos son italianos, ciudadanos del país. El tema de esos pocos miles de gitanos que viven en la precariedad, como sucede a muchos italianos, hay que enfrentarlo pero no como un problema de raza o de etnia y menos con chistes. ¡Que alguien le explique la problemática y cómo intervenir de una manera inteligente y concreta para sostener esas familias antes que lleguen a delinquir! No se diga que eso, lo de delinquir, es parte de su cultura; son personas humanas y hay que prescindir de ideologías o partidos políticos. Estos problemas hay que analizarlos de una manera seria y no con frases de boliche”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.