Despenalización en Argentina: “nadie nos puede asegurar que se rechazará en Senadores”

Entrevista de Vatican Insider a Leandro Flocco, joven presidente de la ong “FRENTE JOVEN”.

 

Leandro Flocco

¿Cuál es la situación actual después del debate por la despenalización del aborto en Argentina?

El proyecto de despenalización del aborto en la Argentina se viene presentando desde hace varios años pero en esta oportunidad el presidente Macri dio lugar al debate. El proyecto se presentó el 6 de marzo, después siguieron dos meses de audiencias en el Congreso de la Nación con voces a favor y en contra, y terminó el 31 de mayo. Después del debate entre los diputados el 13 de junio se votó.

 

¿Por qué ustedes están en contra?

Primero por la convicción de que existe vida en el seno de la madre; por eso creemos que el aborto mata a un bebé y destruye a una mujer. Además la discusión está embarrada con argumentos falaces como que los abortos clandestinos son la primera causa de mortalidad materna y no es así. En realidad la gran causa de muerte materna, aun queriendo tener un hijo, es por hemorragias y no por abortarlo, algo que se solucionaría en un 90 por ciento mejorando el sistema de salud. De hecho el aborto representa un 12 por ciento en las causales de mortalidad materna. Se dice que son 500 mil los abortos clandestinos por año en el país pero esa cifra está inflada de nueve a doce veces; eso lo sabemos gracias a un estudio de una organización que promueve estas prácticas.

 

¿Qué cuestionan del proyecto de ley?

Si se lee atentamente, se cae en la cuenta que ofrecería un aborto irrestricto porque si bien habla de un límite en las 14 semanas de gestación, el artículo 3 incluye la aprobación hasta el noveno mes de embarazo por causales como la violación, la malformación grave o el problema social. En el caso de malformaciones, se dividiría a los bebés entre deseados y no deseados. Ni hablar de la “causal social”, que puede abrir a un sinnúmero de situaciones y hasta caprichos. Nos parece terrible el artículo 8 según el cual las chicas con más de 13 años, sin el consentimiento de los padres, podrían practicarse un aborto. Una locura, que nos sensibiliza y mueve.

 

¿De dónde surgió este debate? No se había hablado del tema ni durante la campaña presidencial de 2015, ni en la reciente campaña para las elecciones legislativas…

El tratamiento y el debate nos agarraron por sorpresa a todos, porque no estaba en la plataforma electoral de Mauricio Macri ni de la Alianza Cambiemos. Ni cuando él se candidateó a presidente, ni cuando fueron las elecciones legislativas. Algunos dicen que se instaló para tapar ciertos problemas del gobierno como la reforma previsional, la reforma laboral, el no repunte de la economía y el aumento de la inflación. Otros dicen que el abrirse al mundo tiene algunas demandas especialmente en lo que se refiere a una agenda de género.

 

¿Piensan que puede ser una “cortina de humo” para tapar otros problemas del país?

No creemos que haya una postura firme en temas sensibles y de fondo; el discurso del presidente es bastante ambiguo. Quien está a favor de la vida lo está en todas las circunstancias y no puede mirar para otro lado, dejándole esa atribución al Poder Legislativo. Nos sorprende que haya dicho que no vetaría la ley si es aprobada. Hay casos puntuales como los del presidente Tabaré Vázquez que en Uruguay vetó una ley similar no por convicciones religiosas, sino por convicciones profesionales ya que él es médico. En el caso de Macri, mejor dejémoslo ahí.

 

¿Qué impacto ha tenido la decisión del presidente entre los votantes de Cambiemos?

En el momento en que Macri dio lugar al debate hubo mucha gente indignada y bastante defraudada con su decisión, porque en el momento en el cual lo votaron lo hicieron con una idea y con cierta apuesta, y esto no estaba en la agenda de nadie. Indignación que se volcó a las calles con estas manifestaciones de millones de personas a lo largo y ancho del país, no en repudio al presidente pero sí en repudio al tratamiento del proyecto en diputados con la venia del presidente.

 

Esas marchas sorprendieron por lo multitudinario, ¿también les sorprendieron a ustedes?

Claramente. Sobre todo las marchas del 25 de marzo superaron las expectativas de propios y ajenos, porque había una buena convocatoria pero no se esperaba que en cientos de ciudades del país se manifestasen millones. También sabemos, porque trabajamos codo a codo con diputados, que generaron un cimbronazo en la Cámara de Diputados. Varios se quedaron sorprendidos.

 

Entonces, ¿las marchas tuvieron un impacto concreto?

Las marchas tuvieron repercusiones dentro de Cámara. Eso ayudó a quienes están dentro batallando contra el proyecto, los hizo sentirse apoyados desde afuera y a nivel social. Un grupo de 90 diputados estuvo muy comprometido con una estrategia común y trabajando intensamente, informándose y acercando argumentos; algo que nunca antes se había dado. Aclaro que las marchas del 25 de marzo no las organizamos nosotros, pero si acompañamos a los organizadores de “Marcha por la Vida”.

 

¿Cómo lo hicieron?

Fue salir con jóvenes a hacer pegatinas en la vía pública, con afiches sobre la verdad del proyecto de ley, estar en los cruces más importantes de las avenidas para desplegar pancartas, un timbreo nacional yendo puerta por puerta para hablar con cada uno de los vecinos. Además estuvimos organizando eventos en el Congreso con profesionales en materia jurídica, científica y social, nos reunimos con diputados contrarios e indecisos, acercándoles argumentos.

 

¿Qué creen que ocurrirá con el proyecto?

El presidente dijo que no vetaría y no va a vetar. En la Cámara de Diputados la cosa fue muy pareja y tuvimos casi un “empate técnico”. Pero el trabajo a nivel social y político es muy bueno. Iremos a la Cámara de Senadores, donde se habla de un mayor rechazo al proyecto. Ahí es donde, quizás, tengamos más chances.

 

¿Qué panorama ven al horizonte?

El panorama es alentador porque la sociedad se está movilizando y organizando en cada una de las provincias de manera multitudinaria, con acciones concretas. Al mismo tiempo, a nivel de la clase dirigente actualmente existe un compromiso de un grupo de legisladores muy comprometido. Pero no podemos confiarnos, por experiencias anteriores negativas. Debemos trabajar hasta el último momento porque nadie nos puede asegurar que se rechazará en Senadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.