(cultura) La mujer es el negro del mundo – John Lennon

¿Del machismo egoísta a la militancia feminista?

John compuso esta canción en 1970, casi  enseguida de haber dejado a los Beatles. Fue como un desafío y un grito de protesta, en favor de la mujer, utilizada y considerada inferior al hombre, y un objeto para el  placer sexual.

 

La mujer es el negro del mundo 
si lo es … pensad en ello 
la mujer es el negro del mundo 
pensad en ello … hay que hacer algo al respecto 
Hacemos que se pinte su cara y que baile 
si no quiere ser esclava, decimos que no nos ama 
si ella es sincera, decimos que está tratando de ser un hombre 
mientras que si se pone a trabajar,
decimos que ella quiere estar por encima de nosotros

La mujer es el negro del mundo … si lo es 
si no me crees, echa un vistazo a la persona que está contigo
la mujer es la esclava de los esclavos
¡¡ah, sí … así es!!

Hacemos que tenga y crie  a nuestros hijos
y luego la dejamos plantada  porque decimos que parece una gallina vieja y gorda.
Le decimos que su casa es el único lugar en el que debería estar.
Luego nos quejamos de que nunca sale ni conoce el mundo.
La mujer es el negro del mundo … si lo es
si no me crees, echa un vistazo a la persona que está contigo
la mujer es la esclava de los esclavos
¡¡¡Muchas veces la golpeamos!!!
A ella la  insultamos a diario en la televisión
y luego nos preguntamos por qué no tiene agallas o confianza
Cuando es joven matamos su voluntad de ser libre.

Mientras tanto le decimos que no pretenda ser más inteligente que nosotros,
porque no queremos aparecer como unos tontos.

La mujer es el negro del mundo
si lo es … si no me crees, echa un vistazo a la persona que está contigo.
La mujer es la esclava de los esclavos
Si lo es … y si usted me cree, es mejor que hagamos algo al respecto
Porque seguimos  pintándole la cara para que baile.

 

Comentario

Con Cynthia, en 1964

John Lennon realiza en esta canción un valioso autocuestionamiento.

Él tuvo un primer matrimonio con Cynthia Powells que era simplemente una adolescente beatlemaníaca que lo admiraba y no se perdía ninguno de sus conciertos.

Pero también llegó a ser una de sus “gruppies” . Eso en la jerga rockera de aquel entonces era una admiradora muy “exaltada”  que sin compromiso alguno, no sólo ofrecía su admiración por sus ídolos musicales, o integraba su “Club de admiradoras” sino que se ofrecía a “hacer el amor” con sus adorados ídolos.

Así nomás.  Pero John se enamoró de ella, y se casó con ella. Tuvieron un hijo: “Julián”, llamado así a causa de su abuela paterna, Julia, que murió atropellada por  un conductor ebrio frente a la casa de la tía Mimí.

El trauma de verla muerta en la calle y cubierta con unos diarios nunca le abandonaría.

John reprobaba el maltrato a las mujeres, pero luego de abandonar a Cynthia, llevado por las mieles del éxito y sus giras continuas, y de haber descuidado a su hijo, descargando irresponsablemente en su madre, su cuidado (algo que él mismo reconoció) se encontró con Yoko Ono, una japonesa a la que sus fans rechazaban, y más de una vez comentaron que no sólo era fea, sino muy poco “femenina” y que se vestía como un hombre…

Pero él la quería con locura, tal vez encontró en ella una mujer con más personalidad, y que no se plegaba fácilmente a sus deseos.

 

“El extraño nuevo amor de John”

Yoko era una mujer muy extraña, una artista plástica un tanto extravagante pero que no tenía miedo de ser “ella misma” .

Ella conquistó su corazón. Tal vez, por primera vez John amaba con madurez a una mujer. Y ciertamente no fueron sus atributos físicos los que lo atrajeron hacia ella.

Él se dio cuenta que el amor era más que simplemente “disfrutar de alguien” sino que era vivir con alguien, y compartirlo todo. Que no ama quien disfruta de compañía femenina, sino quien se da por entero a alguien. Que la belleza física no lo era todo, y que el sexo sin amor era una verdadera mentira.

John era muy inmaduro, casi un adolescente de 30 y pico de años cuando la conoció, y ella le hizo madurar.

Puede no haber estado bien que dejara a Cynthia, pero no le podemos pedir a alguien que no era cristiano en la práctica, (aunque había sido bautizado anglicano de bebé) que se comporte como tal.

Muchos culpan a Yoko de la separación de los Beatles, aunque antes de conocerla, John se había dado cuenta que los cuatro habían evolucionado en forma diversa, y que ya no eran un grupo sino cuatro solistas que cantaban juntos.

 

Esta canción es una autocrítica, pues él  mismo se acusó de haber sido machista y egoísta y haber dejado a Julián muy sólo.

Por eso se propuso -cuando tuvo con Yoko a su hijo menor Sean- cuidarlo y brindarle todo el amor que su padre alcohólico no le había brindado a él.

Su padre había aparecido en su vida cuando él ya era exitoso, a pedirle ayuda económica, mientras que de niño nunca le había visto.

Esta canción es un lamento, un grito de protesta y un arrepentimiento a la vez, y por esto tal vez, sea de las más hermosas y sentidas de John Lennon. ¡Perdón! de John Ono Lennon, pues luego de componerla se puso el  apellido de su esposa por delante (fue un precursor, hoy es algo más extendido) para expresar su deseo de considerar a las mujeres como iguales en derecho y dignidad a sus esposos.

 

Eduardo Ojeda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.