JERUSALÉN: LA PAZ CONGELADA

La decisión irresponsable de Donald Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén después de 70 años, hizo añicos los acuerdos internacionales y costó la muerte de cantidad de gente en los confines con la Franja de Gaza. Se abrió además la embajada en plena “Línea Verde” que es zona neutra desde 1948, desafiando a la ONU y alejando cada vez más la posibilidad de los dos estados de Israel y Palestina. Frente a esta política criminal el Vicario Pastoral de Jerusalén y Palestina, obispo Jacinto Boulos Marcuzzo dijo: “Hoy todos los cristianos de Jerusalén, todas las Iglesias cristianas y todos los palestinos estamos unidos en el dolor. Esto no nos lleva a la paz, sino en la dirección opuesta. Ya no hay ninguna esperanza de llegar a una tregua. La decisión de Trump va en contra de la historia, en contra de la justicia y el bien de nuestros pueblos”. La respuesta del lado palestino no se hizo esperar, con una rebelión que causó el 14 de mayo pasado más de 60 muertos y unos dos mil heridos. Hasta una niña de nueve meses se ahogó por los gases lacrimógenos. La masacre efectuada por Israel suscitó la indignación y condena internacional. Amnesty International habló de “repugnante violación de las normas internacionales y de los derechos humanos”. Pax Christi condenó “el uso desproporcionado de la fuerza contra gente no armada”. Según la ONU el estatus final de Jerusalén debe ser resuelto en negociaciones directas entre Israel y palestinos, con el objetivo de los dos estados. La ONU había pedido que no se abriera ninguna embajada en Jerusalén. Ya en diciembre del año pasado la decisión de Trump fue condenada en la asamblea de la ONU por 128 países (9 apoyaron a Estados Unidos y 56 se abstuvieron o no participaron). Jerusalén Oriental (o la Ciudad Vieja), habitada principalmente por palestinos, necesita un estatus especial porqué ha sido anexada arbitrariamente por Israel en 1967 y porque allí conviven tres religiones con sus lugares más sagrados. Los cristianos tienen dos barrios y en uno de ellos está el Santo Sepulcro. El barrio musulmán contiene la famosa mezquita de Al Agsa y la zona judía incluye el Muro de los Lamentos. La decisión del presidente Trump fortalece a Israel en su política expansionista y a Arabia Saudita, aumentando la inestabilidad y la violencia en Oriente Medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.