PARAGUAY: CAMPESINOS E INDÍGENAS

Alto Paraguay: denuncian abandono por parte del Estado

Los obispos del Norte y Alto Paraguay denunciaron los gravísimos abusos de las fuerzas especiales antiguerrilla y defendieron las víctimas de esos abusos en el conflicto que golpea el norte del país. Es lo que escribieron obispos, sacerdotes y diáconos de las cinco entre diócesis y vicariatos apostólicos de la zona norte del país, a mitad de abril. Se trata del conflicto entre los militares y la guerrilla del Ejército Popular Paraguayo (EPP) que operan hace tiempo en las provincias de San Pedro y Concepción. La Iglesia local ha pedido la derogación de la ley que instituyó las Fuerzas Especiales (FTC) “porque utilizan a desmesura la fuerza, irrumpen en la casa de la pobre gente, destruyen sus pertenencias y maltratan física y psicológicamente. Son los abusos del poder del estado contra los derechos humanos de las personas, ignorando las garantías constitucionales de nuestro estado de derecho. Nos enteramos de rehenes muertos y de otros desaparecidos, de la muerte de campesinos, policías y militares en varias localidades y de un ambiente de terror”. Desde la creación de las FTC en 2013, ningún guerrillero o criminal ha sido arrestado, pero han muerto campesinos inocentes. El comunicado de los líderes religiosos repudia todo tipo de violencia de los varios grupos armados ilegales en la zona y concluye instando a todos a luchar por la verdad y la justicia.  El obispo del Vicariato Apostólico del Chaco Gabriel Escobar denunció “el estado de abandono de la región, la miseria y la pobreza de los pobladores, la situación precaria de los caminos que dejan aisladas a poblaciones enteras por varios meses cuando llueve, el estado de salud pública y de la escuela”. El jesuita Bartomeu Meliá por su parte recibió a los 85 años el doctorado “honoris causa” de la Universidad Pontificia Comillas por su compromiso con el pueblo y la cultura guaraní desde que llegó a Paraguay a los 22 años. Entrevistado por “Vida Nueva” declaró: “Para con los pueblos indígenas, la política oficial es una especie de disimulado genocidio. El cultivo de la soja se hace a costa de la deforestación y el desarraigo de la nación guaraní, produciendo pobreza y miseria extrema. Mucha tierra para pocos y la mayoría sin tierra donde poner el pie y hacer una casa. Ser llamado indio o guaraní (hay 18 naciones en el país) es un insulto; algunos indios ocultan inclusive su identidad. El Hermano jesuita Vicente Cañas fue asesinado por latifundistas, apoyados por la policía. Solo después de 30 años se consiguió la condena y la cárcel para el autor del crimen”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.