CHILE: ¿UN NUEVO COMIENZO?

El rector de la universidad Alberto Hurtado, el jesuita Eduardo Silva declaró sobre la situación de la Iglesia chilena: “Hace falta un nuevo comienzo. Tenemos una Iglesia herida, una crisis eclesial, un episcopado desprestigiado y desacreditado. Aquí se trata de un cambio de mentalidad de la Iglesia universal que nos toca encabezar. No basta cambiar un obispo. Hemos confundido delito y pecado. El pecado puede ser perdonado, pero el delito debe ser castigado. Hemos apelado a la misericordia, donde lo que cabe es la justicia, el proceso, la sanción”. Mientras tanto el gobierno de Sebastián Piñera firmó un proyecto de ley para declarar que los crímenes de abuso sexual sobre los menores, ya no entrarán en prescripción. Es el caso del cura Fernando Karadima, que no está preso por sus crímenes ya que habían caído en prescripción cuando fue procesado en 2012. Este sacerdote que desde la parroquia de El Bosque dirigía una llamada “Unión Sacerdotal del Sagrado Corazón de Jesús” recibió múltiples denuncias de abusos sexuales a menores, hasta que el Vaticano en enero de 2011 lo sancionó con una vida de oración y penitencia en un convento, con la prohibición perpetua del ejercicio público del sacerdocio y de asumir cualquier cargo en la Iglesia. El sacerdote hoy sigue alegando su inocencia, celebra misa privadamente y se rehúsa a pedir perdón. Son acusados de encubrir esos delitos cuatro obispos que formaban parte de la “Unión Sacerdotal”.

Escribe el p. Jorge Costaodat del Centro Teológico Manuel Larrain: “En el futuro sería muy recomendable que los nuncios tuvieran una intervención mucho mas acotada. Urge que la Iglesia revise el modo como el Papa ejercerá en el futuro su autoridad en la elección de los obispos. No puede ser que el nombramiento de los cinco mil obispos del mundo dependa de modo casi absoluto del Papa. Es fundamental que los nuevos obispos estén en comunión con el Papa, pero esto no significa que el Papa tenga que elegirlos directamente sin participación real de las Iglesias locales. En este caso de Chile, creo que convendría que el Papa enviara a una persona de afuera, de su confianza, para hacerse cargo del proceso de nombramiento de los nuevos obispos con la participación de todos (presbíteros y laicos) en cada diócesis”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s