CHINA-VATICANO: EL ACUERDO POSIBLE

Según la diplomacia vaticana es un acuerdo necesario; no es lo ideal, pero mejor que ningún acuerdo.  El acuerdo es tan solo sobre el nombramiento de obispos, un tema sobre el que se trabaja desde hace años. No se habla aún de las relaciones diplomáticas rotas desde 1951 y el Vaticano mantendrá sus relaciones con Taiwán. El gobierno chino presentaría una terna de obispos y la decisión final sería del Papa; en el caso de una negativa del Papa, se prevé la presentación de una nueva terna. El gobierno chino debería reconocer a unos treinta obispos “clandestinos”, formando así con los “patrióticos” un único cuerpo episcopal. Por su parte el Papa reconocería a siete obispos “patrióticos” ilegítimos (que ya pidieron perdón al Papa) a cambio de retroceder a dos obispos fieles a Roma a la condición de obispos auxiliares.

Dijo el cardenal Parolin: “Si a alguien le es requerido un sacrificio, este no es el precio de un intercambio político sino que entra en la perspectiva evangélica de un bien mayor, que es el bien de la Iglesia”. El objetivo de este esfuerzo para el Vaticano es que haya una única Iglesia Católica en China, reconocida legalmente. El año pasado hubo 50 mil bautismos en la Iglesia Católica. A pesar de las dificultades y ciertas resistencias, no se prevé ningún cisma. Durante décadas los obispos oficiales eran nombrados y dependían de la Asociación Patriótica, el brazo religioso del partido comunista. El acuerdo, en la China comunista caerá como una legitimación del gobierno; pero también será un implícito reconocimiento de la autoridad, no política, del Papa y del nexo indivisible entre Papa y obispos, entre Iglesia universal e Iglesia local. Si se llega a este acuerdo, no hay que hacerse ilusiones sobre un mejoramiento de la libertad religiosa que sigue siendo muy condicionada. Pero hay un acercamiento nuevo y los diálogos continuarán. El acuerdo será renovable cada dos o tres años. Según el médico chino Haibo Wang que participó en el Vaticano a un congreso sobre tráfico de personas “el Papa Francisco es apreciado por el pueblo chino que reconoce su liderazgo  moral, su lucha por los más pobres y espera alguna vez visitar China, lo que es una posibilidad real. El Papa tiene una mente abierta, estima al pueblo chino y respeta su historia. Existen problemas, pero estos resultan muy secundarios comparados con lo que significa un real acercamiento”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s