ARGENTINA: EL ABORTO Y LAS RELIGIONES

Contra el proyecto de ley en favor de la legalización del aborto (es la séptima vez que el parlamento trata este tema) el 25 de marzo hubo manifestaciones multitudinarias en todo el país. En Capital Federal médicos con sus guardapolvos blancos leyeron un manifiesto por la vida recordando su juramento hipocrático. “Es lo mismo interrumpir el embarazo a una semana que en cualquier otro momento, ya que existe un nuevo ser humano desde la fecundación”, dijeron. No hubo sobre el escenario ni representantes políticos ni religiosos. El proyecto permitiría la interrupción del embarazo durante las primeras 14 semanas; y después solo en caso de peligro de la mujer, violaciones, malformaciones fetales graves. Según los promotores del proyecto, los más importantes argumentos son que el aborto clandestino es la principal causa de muerte materna y también que anualmente nacen unos 3 mil bebés de niñas de 10 a 14 años. La convocatoria fue de la ONG “Marcha por la vida”; se realizó en todo el país  y reunió tan solo en Capital a varias decenas de miles de personas. Los organizadores insistieron en la propuesta de profundizar en la educación sexual a todos los niveles y en un proyecto de ley que promueva la “adopción en vientre”: la madre que no quiere tener a su hijo busque tramitar desde la gestación que el recién nacido sea dado en adopción. La Conferencia Episcopal se adhirió a las marchas, manifestando sin embargo que se trata de un tema humano, antes que religioso. Por eso participaron personas de todas las religiones, así como de ninguna. El diario “La Nación” entrevistó a líderes de ocho religiones. Los budistas son los más permisivos ya que según ellos es la mujer la que deberá tomar la decisión y la única que asumirá las consecuencias. Los opositores más radicales al aborto son los Testigos de Jehová y los Mormones. Algunos grupos evangélicos, los musulmanes y los judíos admiten excepciones, pero todos profesan que la vida es un don sagrado de Dios. También para los católicos la vida humana es sagrada y el feto es un ser humano real, no en potencia. El aborto no deja que se siga avanzando en el desarrollo de un ser que ya tiene todo el código genético de un ser humano. Los curas villeros de Capital Federal emitieron un comunicado: “Con los pobres abrazamos la vida”. Se declaran en contra del proyecto, reclaman más facilidades para adoptar y afirman: “No necesitamos agregar más muertes a las tantas que hubo y que hay. Se precisan propuestas de vida digna para todos y que la sociedad proteja a los más débiles. Hemos aprendido de los pobres a amar y cuidar la vida. La lógica hegemónica de los más fuertes que domina nuestra sociedad se traslada también al niño y a la niña por nacer”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.