COLOMBIA: ¿LA PAZ EN PELIGRO?

En las últimas elecciones legislativas del 11 de marzo ganó el Centro Democrático de Álvaro Uribe, que fue adversario de los Acuerdos de Paz tal como fueron firmados por el presidente Juan Manuel Santos. Probablemente buscarán obstaculizar el proceso de paz, si bien los Acuerdos están refrendados por la Corte Constitucional y tres legislaturas. El secretario general de la Conferencia Episcopal  Elkin Alvarez Botero declaró: “Los resultados de las elecciones no creo que sean un NO a la paz, sino el reclamo para que haya un proceso de paz más participativo, más compartido. Además el 52, el 53% de los ciudadanos no ha votado; es un abstencionismo muy alto. Hay mucha dispersión de fuerzas. Hace falta un proyecto común de país, un nuevo pacto social , sobre todo en vista de las elecciones presidenciales del 27 de mayo”. Para el p. Leonel Narváez, presidente de la Federación por la Reconciliación: “Todo tiene que ver con la idea de justicia que se tiene; se votó no por una justicia reparadora sino vengativa. El verdadero obstáculo a la aplicación de los Acuerdos, es el espíritu de venganza; y estamos hablando de un pueblo por el 99% católico. Además se divulgó un obsesivo miedo a la izquierda y al peligro de caer en una situación igual a la de Venezuela”. No ayudó tampoco la demora en lograr acuerdos con el ELN y el persistir de una disidencia interna en las FARC. El partido político de las FARC, “Fuerza Alternativa Revolucionaria”, con diez escaños ya asegurados por los Acuerdos de Paz, obtuvo tan solo unos cien mil votos (el 0,5%), sin ganar un solo escaño en el parlamento. Los ex guerrilleros lamentan que desde el día de la firma de los Acuerdos, fueron asesinados 50 personas relacionadas con las FARC y 250 líderes sociales. También se registraron 44 ataques contra ellos. A esos lugares por ellos abandonados, han llegado otros actores (ELN, paramilitares, traficantes de droga…) sembrando otra vez violencia. El relativo triunfo de Centro Democrático se debe a que ésta ha cuestionado el trato demasiado indulgente que el presidente Santos ha tenido con los guerrilleros marxistas. La población está disgustada con la clase política y al mismo tiempo distante de la ex guerrilla. El jefe de la ex guerrilla Rodrigo Londoño había escrito al Papa renunciando al odio y a la violencia, pidiendo perdón y perdonando a los antiguos enemigos. No fue suficiente. Al gobierno de Santos se le incrimina “la impunidad total para los responsables de atroces delitos, su posibilidad de participar en la política, la autorización de gastar el dinero acumulado de manera ilícita, en la actividad política”, según el ex presidente Álvaro Uribe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.