ARGENTINA: ¿EL ESTADO MANTIENE A LA IGLESIA?

El jefe de gabinete Marcos Peña reveló que a los 140 obispos, sin contar los aportes indirectos a la Iglesia, se les paga anualmente 130.421.300 pesos argentinos. Los obispos diocesanos cobran por mes 46.800 pesos, los auxiliares 40.950, los eméritos 40.950, los administradores apostólicos y diocesanos 46.800. “No se trata de salarios o sueldos”, explicó el obispo de San Francisco Sergio Buenanueva. “Son asignaciones por diócesis. Las cifras ya eran conocidas. Los 130 millones no representan ni un 7% del dinero que maneja anualmente la Iglesia. Es impreciso decir que el estado sostiene económicamente a la Iglesia. A la Iglesia Católica la sostienen los fieles de aquí y en algunos casos del exterior. Sería bueno discutir el sistema actual de la Argentina, que se apoya sobre la Constitución pero resulta hoy inapropiado para muchos y fuente de conflicto permanente. Argentina podría adoptar el modelo de otros países; el ciudadano elige y le dice al estado a qué religión quiere ayudar y así se distribuye el dinero”.

Los obispos en general juzgaron la del gobierno como “una maniobra distractiva”, tal como la cuestión de la legalización del aborto. Sería una cortina de humo para desviar la atención de la creciente presión social sobre el gobierno. El obispo Gustavo Carrara se declaró abierto al debate con la posibilidad de que el aporte estatal se haga de otra manera; pero insistió en que la mayoría de los obispos vive austeramente. Hace años por otra parte que el episcopado viene estudiando formas alternativas para el financiamiento de la Iglesia. También sobre el problema de la venida del Papa a la Argentina habló el nuevo obispo auxiliar de Lomas de Zamora, el cura villero  José García Cuerva: “Mejor que el Papa no venga a la Argentina porque la opinión pública del país va a intentar ponerlo de un lado o del otro de la grieta. No estamos preparados para tener un Papa argentino”. El nuevo obispo lamentó la utilización partidaria que hacen los medios de sus palabras y gestos. Añadió: “Esto pasa porque nos creemos el ombligo del mundo. El Papa ha dejado de ser de alguna manera argentino, para transformarse en un líder mundial y aunque reciba a todos y siga interesado por su país, tiene muchas otras cosas de qué ocuparse”. En una carta a los obispos, el Papa hace pocos días pidió perdón a los argentinos “que puedan sentirse ofendidos por algunos de mis gestos. Dios no me liberó de la fragilidad humana; por eso puedo equivocarme como todos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.