(cultura) La forma del agua… o la parábola de la paranoia de un pueblo miedoso

Guillermo del Toro Gómez es un cineasta que trabaja en Hollywood pero que nació en México, y en plena era de Trump, (no por casualidad) nos relata cinematográficamente la paranoia de un pueblo que se siente defensor de la libertad y con el derecho a regir el mundo, pero que está carcomido por el miedo a lo que no conoce y teme.

Guillermo del Toro ha incursionado en la ficción, con películas como “El laberinto del fauno” o en el género del terror, en la película sobre fantasmas “El espinazo del diablo”. Pero su ficción se afinca en la realidad histórica y nos habla de lo que pasa hoy. Es una ficción con los pies en la tierra.

También incursionó en el género de los superhéroes con “Hellboy”, pero siempre termina retratando a la sociedad contemporánea y su realidad.  Así que su ficción no es ficción, sino una parábola de lo que somos.

En este campo hay que situar a la película ganadora del Óscar, “La forma del agua” (Shape of water).

 

En primer lugar su estética es una especie de homenaje al cine de los años 40 y 50 de Hollywood.

La protagonista Elisa Espósito, (Sally Hawkins) es una joven huérfana, abandonada al nacer, y criada en un orfanato. Es muda a causa de una herida que le hicieron en su cuello siendo muy pequeña, y vive en un apartamento. Sus únicos amigos son Giles (Richard Jenkins) artista gay, y muy solitario, que la pinta muchas veces en sus cuadros, y Zelda (Octavia Spencer) su compañera de trabajo. A Elisa le encanta mirar películas musicales del 30 y 40.

La película se ubica en 1963, durante la guerra fría y en los días de la crisis de los misiles en Cuba, que casi conduce a la guerra entre los Estados Unidos y la Unión Soviética.

Elisa y Zelda son limpiadoras en un laboratorio, donde se realizan experimentos de alto secreto. Concretamente en este laboratorio están experimentando con un ser anfibio de características humanoides (interpretado por Doug Jones), que fue capturado por el general Richard Stinckland  (Michael Shannon) en un río cercano al Amazonas. Este ser es idéntico a uno de los monstruos clásicos de Hollywood: el “monstruo de la laguna negra” protagonista de una pelìcula del año 1950, que fue muy exitosa e incluso llegó a tener secuela.

Pero lejos de ser un monstruo feroz, esta bestia es muy apacible, e incluso tiene poderes curativos.

El general Frank Hoylt (Nick Scersy) le ha pedido a los científicos del laboratorio que le analizen e investiguen, pues cree que el análisis anatómico del monstruo podría ayudar a los científicos de la NASA, para crear trajes espaciales más eficientes para los astronautas. El general cuenta que esta “bestia” gozaba de una verdadera adoración entre los indígenas de la región, que le consideraban un dios.

Entre el personal del laboratorio destaca el “malo” de la película, el Coronel Stinckland que parece sacado de una película clásica de la década del 50 del siglo pasado, y es aparentemente muy políticamente correcto y un ferviente patriota. El general es el superior de Stinkcland y cree que el análisis de la criatura anfibia podría ayudar a la Nasa a realizar adelantos tecnológicos para equipar mejor a los astronautas para resistir los rigores del espacio.

Su subalterno el Coronel Stinnckland, vive en una hermosa casa de los suburbios de la ciudad, tiene una mujer muy bonita, y dos niños hermosos, (todo muy hollywoodense) pero cuando tiene relaciones con su mujer, la somete a las peores humillaciones, y le tapa la boca para que no grite. Relación que obviamente no es placentera para la misma, que le obedece sin chistar.
Como vemos en la película, este hombre “políticamente correcto” y rabiosamente anticomunista, es un ser miserable y corrupto, que disfruta torturando al ser anfibio, e incluso se le insinúa a Elisa sexualmente, y amenaza con violarla.

Por sus excesos de crueldad, en una de las torturas a las que somete al anfibio, pierde dos dedos en una mordida que “el monstruo” le propina.

Al fin de cuentas, la pobre muda marginada y sin ningún afecto cuyo único momento de placer constituye la masturbación que realiza en la bañera, encuentra aquí comunicaciòn y amor,  nada menos que con el anfibio humanoide. Hay aquí un guiño a King Kong, donde el mono gigantesco se enamora de la chica raptada o al clásico cuento de la Bella y la Bestia. También llevado al cine.

Este amor puede parecer grotesco e inhumano, pero es un amor delicado y tierno, donde la pobre huérfana encuentra ternura y comprensión.

El general  termina ordenando la disección del monstruo, y Ellie intenta rescatarlo de su cruel destino.

Resulta que siguiendo la lógica de la guerra fría, hay un científico (Michael Stuhlbarg) que es espía ruso. Los rusos quieren apoderarse de la bestia, con el mismo fin, pero en el caso de no conseguirlo le ordenan al científico, que lo robe y destruya su cuerpo. Y cuando éste protesta, pues al fin y al cabo es un científico, sus superiores le dicen que a la Unión Soviética más que el conocimiento que puede darles este ser, le importa que los Estados Unidos no puedan conseguir lo que buscan.

El científico que demuestra ser un buen hombre, aboga por la vida de la criatura, pero al no ser escuchado, colabora con Ellie, Zelda y su amigo Giles en el rescate del monstruo. Es la la operación de rescate peor planificada, que sin embargo sale bien.

Se burlan del Coronel, que le informa al General de que el golpe fue sin lugar a dudas orquestado por un comando super eficiente….. en fin, es la lucha de David Y Goliat, donde un grupo de marginados se opone a los dos grandes imperios en pugna de la época. Y a la vez una historia de amor.

Del Toro se burla del mito de los Estados Unidos como la policía moral del mundo. Mito que se erige después de la Segunda Guerra Mundial, y que hoy nadie se cree. Pero en 1963, donde está ambientada la película, estaba en pleno auge.

La película termina en una forma no esperada, y no es tampoco el final feliz al que las películas de Hollywood nos tienen acostumbrados.

En esta película, que no por casualidad ganó el Oscar, vemos la burla propinada a los que aún se creen ese mito, como el actual presidente norteamericano.

Este imperio, autoproclamado “esperanza del mundo libre” no es más que un imperio lleno de miedo a los desconocidos y a los inmigrantes, miedo que tiene su expresión en el famoso muro que el presidente actual insiste en construir.

 

Algunos datos sobre el film:

La película fue estrenada en el año 2017.  fue dirigida por Guillermo del Toro, y su guión fue realizado por Vanessa Taylor y por el propio Guillermo del Toro, y ganó recientemente 4 premios Oscar, incluyendo mejor película del año.

 

Eduardo Ojeda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.