(opinión): LA MISA NO SE COMPRA NI SE VENDE

“El Papa Francisco acaba de advertir a “fieles y sacerdotes” con toda claridad y franqueza que “la misa no se paga”. Lamentablemente las misas se han pagado, se pagan y se seguirán pagando y cobrando, aunque lo vuelva a repetir el Papa. De ellas viven no pocos curas. Las tasas diocesanas en algunos casos hallan refugio en lo correspondientes Boletines Oficiales, renovables temporalmente en conformidad con los índices del costo de la vida. El término canónico que suele emplearse en las tasas de las misas y otros ejercicios ministeriales o pastorales es nada menos que el de “estipendio”, definido en el diccionario como “la cantidad de dinero que se paga a una persona por el trabajo  realizado o por los servicios prestados”. De retribución muy particular son merecedoras las misas funeral, y más si estas son “gregorianas” con la obligación de celebrarlas durante 30 días seguidos y la seguridad de que ellas redimen las penas del purgatorio. Realmente la misa requiere una catequesis primaria y urgente. El estipendio enmascarado o disimulado con la piadosa fórmula “es a voluntad”, no es decente. También porque consta que la buena voluntad de los fieles es siempre más generosa que lo establecido en las tasas oficiales. Con una buena catequesis se dejaría terminantemente claro que una cosa es “pagar” la misa y otra distinta es aprovechar la ocasión para entregar una colaboración económica para el mantenimiento del culto y del clero. El dinero no tiene que sonar alrededor del altar y menos de la Eucaristía. De las misas no se debe vivir; hace falta un replanteo pastoral sobre este tema. Con fórmulas arancelarias o no, las misas se siguen cobrando. Aseverar que las misas y sus “intenciones” no se cobran hoy, no responde a la realidad. No solo se trata de la misas sino de los bautizos, las primeras comuniones, los matrimonios, los funerales… También de la administración de los sacramentos habría que desterrar cualquier rumor o resonancia de dinero. Esto no significa que de otra manera los fieles no tengan que aportar para sus curas y su parroquia, pero sin contraprestaciones a nivel sacramental”.

                                           ANTONIO ARADILLAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s