L´OSSERVATORE: DISCRIMINACIÓN FEMENINA

El suplemento femenino mensual  del Osservatore Romano de marzo habla de “explotación generalizada de las monjas en la Iglesia Católica con trabajos no pagados o sueldos muy bajos” y por ser tratadas muchas veces como sirvientas. Son denuncias recogidas por Marie-Lucile Kuracki. “Trabajan como cocineras, limpian la casa o simplemente se dedican a servir la mesa de cardenales, obispos y sacerdotes o de instituciones eclesiásticas. Algunas, como sirvientas de los hombres de Iglesia, se levantan por la mañana temprano a prepararles el desayuno y se van a dormir después de servir la cena, asear la casa, lavar y planchar la ropa. Sirven el clero pero rara vez son invitadas a sentarse en la mesa que sirven. Otras religiosas con doctorados en campos como la teología, reciben la orden de realizar tareas domésticas u otras labores que no tienen relación con su formación intelectual”. Hay testimonios de Hermanas que trabajan sin contrato  o convenio y que cuando se enferman nadie las visita o que un día para el otro las cambian sin explicaciones o las intercambian con otras. “Son vistas como voluntarias a las que se puede utilizar según convenga”. Lucetta Scaraffia, directora del suplemento afirma: “Hasta ahora nadie había tenido el coraje de denunciar estas cosas en la Iglesia. Son mujeres que eligen la vida religiosa para evangelizar el mundo y después se encuentran haciendo de camareras de eclesiásticos, reducidas a ser chicas de la limpieza. Esto lo denunciamos porque si las cosas permanecen ocultas, se perpetúan; si se sacan a la luz, es más difícil continuar con estas situaciones”. También la Hermana Carmen Sammut que desde la Unión de Superioras Religiosas está al frente de 670.320 religiosas en el mundo (casi el doble de obispos, curas y diáconos), en una reciente visita al Papa se ha quejado de que no le habían llegado a él cuatro cartas de suma importancia. Dijo: “En el Vaticano nosotras la religiosas nunca somos consultadas. Fuimos como mil religiosas a visitar al Papa y él nos recibió, pero no hubo ningún cardenal. En el Sínodo de la Familia, fuimos convocadas tan solo tres. No buscamos cargos. Sería ya mucho si el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida no fuera presidido por un cardenal o que en el grupo de los 9 que asesoran al Papa hubiera también una mujer”. Por su parte, el papa Francisco escribió un prólogo al libro: “Diez cosas que el Papa Francisco propone a las mujeres” de María Teresa Compte: “Me preocupa una persistente mentalidad machista; incluso en la Iglesia el papel de servicio al que todos estamos llamados, se desliza a veces en el caso de las mujeres hacia papeles más bien de servidumbre que de verdadero servicio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s