ROBERT SARAH: ¿INTEGRISMO LITÚRGICO?

Robert Sarah ¿imparable?

El cardenal Robert Sarah, de Guinea (África), es el prefecto de la Congregación Vaticana para el Culto Divino. Es conocido por defender con fuerza, y justamente, la liturgia de todos los extremismos y exageraciones que se practican en la Iglesia. Pero también simpatiza con la misa en latín, la celebración de la Eucaristía de espaldas al pueblo, mirando hacia oriente o por lo menos hacia el sagrario. Hace poco determinó, a pesar de las numerosas protestas, que el Papa Juan XXIII fuera declarado patrono del ejército italiano. Ahora arremetió contra los católicos que legítimamente, en todas partes, reciben la comunión de pie y en la mano; asegura que es “una falta de respeto al Santísimo”. Él quiere que se reciba la comunión de rodillas  y en la lengua, lo que no está prohibido pero tampoco mandado por el Concilio.

Y cita  como ejemplos a Madre Teresa de Calcuta, al  papa Wojtyla y al papa Benedicto. “El más insidioso ataque diabólico es contra la Eucaristía, sembrando errores y maneras no correctas de recibirla”, escribe en la prefación de un libro italiano sobre liturgia. Sarah apunta a una “reforma de la reforma” litúrgica del Concilio, pero ya recibió dos amonestaciones públicas de parte de Francisco. Según él la misa del Vaticano II es en varios aspectos “profana y superficial”. Advierte además a los sacerdotes “que no tengan la osadía de rechazar o maltratar a los que quieren recibir la comunión en la boca o de rodillas”. Según el teólogo José Maria Castillo se trata de “integrismo litúrgico”. Escribe el conocido teólogo: “Parecería que el culto sagrado es más determinante que el Evangelio y que la estricta observancia de ritos pasados sea más importante que una correcta relación con Dios y con el prójimo. Ya en el Antiguo Testamento era frecuente el enfrentamiento entre los profetas y los sacerdotes del templo y en el Nuevo entre Jesús y los “observantes” (sacerdotes, levitas, fariseos, maestros de la ley). Jesús no instituyó ningún rito. Para Jesús, el que tranquiliza su conciencia con el culto pero no es honrado, no practica la justicia, la solidaridad y el amor, es un farsante”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s