FRANCISCO: “NO ME DETENGO EN EL CAMINO”

Durante su último viaje a Chile y Perú, el Papa hablando confidencialmente con sus hermanos jesuitas dijo: “Los casos de pedofilia de personas consagradas son la desolación más grande que la Iglesia está sufriendo hoy y yo cada viernes me reúno con víctimas de abusos sexuales para acompañarlos, porque esta es una gran humillación para la Iglesia y muestra cierto nivel de hipocresía. El porcentaje de los sacerdotes pedófilos es del 1,6% pero es un hecho terrible, aunque se tratara tan solo de un único abuso”. Con respecto de la Iglesia en general: “Cuando hablo de la Iglesia como “hospital de campaña” quiero recordar que también la Iglesia a veces está herida por una catequesis rígida, moralista, del puede o no se puede, por falta de testimonio. Cuando hablo de los pobres, no es una fórmula del partido comunista; los pobres son el centro del evangelio. Es en esta dirección que siento que el Espíritu nos está llevando. El hecho de las resistencias es un buen signo; es el signo de que se va por buen camino, de que ese es el camino”.

En Perú: ofrecer una sonrisa

En la conversación el Papa reveló que conoce aquellos blogs que “me acusan de hereje”, pero “desde mi nombramiento papal sentí y sigo sintiendo una gran paz, como un don de Dios que agradezco. Hay resistencias, pero a veces puede haber algo de verdad y por eso me aconsejo. A veces son reacciones que nacen de un malentendido, del hecho de que algunas cosas hay que repetirlas, explicarlas mejor. Es normal que haya resistencias cuando alguien quiere hacer cambios. El famoso “siempre se hizo así” reina en todas partes. Esta es una tentación grande que todos sentimos y que hemos notado en el postconcilio, la que todavía está presente y que lleva a relativizar el Concilio, a aguarlo. También hay campañas de resistencia. Por cuidar mi salud mental, no leo lo sitios de internet de la llamada resistencia doctrinal. Sé quiénes son, conozco los grupos, pero no los leo; si hay algo serio, me avisan. Es una pena, pero hay que seguir adelante”. Hablando con los curas de Roma el Papa también añadió: “No sé usar las redes, ni uso el internet o el celular. Lo más importante a mi edad es lo que todos podemos hacer y que hoy necesita la gente: es ofrecer una sonrisa, una mirada amable”. El Papa además piensa como los historiadores: “ Dicen que para que un Concilio arraigue, hace falta un siglo; estamos a mitad camino. Hay gente que no leyó el Concilio y si lo leyó, no lo entendió. Hay personas que creen ser poseedoras de la verdadera doctrina y te acusan de hereje. Cuando en estas personas no encuentro bondad espiritual, yo simplemente rezo por ellos. Siento pena, pero no me detengo en el camino”. El contenido de estas conversaciones fue publicado íntegramente por la revista de los jesuitas, la “Civiltá Cattolica”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s