CHILE: HERIDAS ABIERTAS

Laicos y Laicas de Osorno: el Papa no nos escuchó

Se conoció una carta que el anciano teólogo Antonio Bentué había enviado a su ex alumno, el obispo de Osorno Juan Barros antes de la llegada del Papa a Chile para que renunciara voluntariamente, debido a la situación de la diócesis. Le decía: “Creo en tu amor al Papa y a la Iglesia pero muchísima gente no entiende cómo puedes seguir porfiadamente sin renunciar, amparándote en la obediencia al Papa a quien pones en una situación imposible. Solo está en tus manos solucionarla y colaborarías así en curar las heridas de nuestra Iglesia”. En una entrevista posterior al viaje papal, por lo que el Papa había dicho con respecto de los detractores de Barros (son unos zurdos, calumniadores..) el teólogo opina que “el Papa hizo bien en pedir disculpa y no perdón porqué este se pide cuando hay consciencia de una cosa  mal hecha. En realidad el Papa estuvo mal informado. Hay tres víctimas que unánimemente coinciden en que Barros y los obispos actuales de Talca y Linares no eran ajenos, quizás por omisión, a los escándalos del cura Karadima y eso ya le ha hecho un daño enorme a la Iglesia (sea cierto o no). Se pagan las consecuencias del mal criterio en el nombramiento de obispos que nunca deben ser impuestos”. El teólogo citó el caso del obispo Enrique Alvear que renunció a ser obispo titular para pasar a ser obispo auxiliar de Santiago: “algo que marca que no son ellos los dueños de las diócesis”. Al mismo tiempo trascendió la carta que ya en 2015 el ex seminarista Juan Carlos Cruz había dirigido al Papa describiendo los abusos. La carta que había llegado a manos del cardenal O´Malley fue entregada a Papa. El nuncio Ivo Scapolo nunca contestó a las denuncias de las supuestas víctimas ni quiso recibirlas. Actualmente el arzobispo de Malta Charles Scicluna, que ya intervino en el caso de los Legionarios de Cristo, ha sido enviado por el Papa a Chile para esclarecer el asunto. La señora Marie Collins, que fue miembro de la Comisión Pontificia para la Tutela de los Menores y renunció, ahora se refiere al caso Barros. “Es una lástima que el Papa no reflexionara más sobre la carta de 2015 y no enviara antes a Schicluna. Ahora hay una sensación general de desconcierto”. Collins lamentó la “dureza del Papa para con las víctimas de Karadima” y su decisión de no renovar el mandato a la actual Comisión Pontificia. Adelantó también que las cosas podrían complicarse aún más en ocasión de la probable visita del Papa a Irlanda por la Jornada Mundial de las Familias el próximo agosto ya que “hay allí una Iglesia diezmada por la cuestión de los abusos”. El drama no es exclusivo de la Iglesia Católica (la Iglesia de Inglaterra se ha enfrentado con 3.300 denuncias de abusos sexuales en tan solo un año), pero es una herida sangrante para todos los cristianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.