CHILE: EL CASO BARROS

protestas en Chile

El obispo Luis Infanti, de Aysén, había dicho antes de la visita papal: “No quisiera que un obispo (se refería a Juan Barros de Osorno) apague la belleza y la trascendencia de la visita de un Papa a Chile”. Es lo que ocurrió, ya que Barros se mostró en primera fila en las misas papales, lo que creó mucho malestar. La exposición mediática de Barros eclipsó los mensajes el Papa, debido a escándalos mal resueltos de abusos sexuales. También el jesuita p. Pablo Walker, capellán del Hogar de Cristo fundado por san Alberto Hurtado, dijo que ver al obispo al lado del Papa le produjo “un dolor muy grande”. El obispo de Rancagua Alejandro Goic: “Me dejó un sabor amargo que un obispo hermano mío haya ocupado un lugar tan protagónico, lo que no fue bueno”. El obispo cuestionado, que hacía parte del círculo íntimo del p. Fernando Karadima, un reconocido abusador de menores, es acusado junto a otros desde hace años de encubrir sus crímenes pero él niega todos los cargos y en lo civil no ha tenido ningún requerimiento por parte de la Justicia.  El Papa cree en su inocencia y piensa que no es justo retirarlo del episcopado por simples presunciones o acusaciones muchas veces interesadas.

El Papa dijo en Iquique: “El día que me traigan una prueba de lo que acusan a Barros, allí hablaré. No hay una sola prueba en contra de él; todas son calumnias”.  El Papa presume su inocencia hasta que no se demuestre lo contrario, tal como ha hecho con el cardenal George Pell de Australia. Efectivamente el Papa ha sido muy crítico con la propia Iglesia ya sea en Chile como en Perú y no le tiembla el pulso cuando hay hechos reales, como en el caso de la intervención reciente del Vaticano a la congregación ultraconservadora peruana “Sodalicio de Vida Cristiana” por abusos sexuales y corrupción. Sin embargo las declaraciones papales de Iquique causaron grave malestar. El cardenal Sean O´Malley, presidente de la Comisión Vaticana para la Tutela de los Menores, no podía explicarse porqué Francisco “escogió las palabras que usó”; tales expresiones tenían el efecto de abandonar a las víctimas y “relegarlas a un desprestigiado exilio”. El cardenal viajó enseguida a Perú para hablar con el Papa. Por eso en el viaje de vuelta sobre el avión el Papa pidió disculpas y reconoció que sus dichos podían haber sido interpretados como una “bofetada” a las víctimas. Habló de “evidencias” y no de “pruebas” como si se tratara de “presentar un certificado” ya que “hay mucha gente abusada  que no puede traer pruebas o las tapa por vergüenza”. Insistió en no tener evidencias para condenar al obispo Barros de encubridor de abusos, ni certeza moral; y recordó que “quien acusa sin evidencias en forma pertinaz, está calumniando”.

Sin embargo, más allá del caso personal, el tema más grave es que la comunidad de Osorno desde el día en que Barros asumió como obispo, está convulsionada y dividida haciendo impracticable una pastoral normal. Osorno ha terminado siendo un caso nacional que también divide a la Iglesia. Media conferencia episcopal no había asistido, caso insólito, a la toma de posesión de Barros en Osorno. Después de la visita papal, una encuesta de la Consultora “Cadem Plaza Pública” dio como resultado que 6 de cada 10 chilenos consideraron positiva la visita del Papa pero el 74% rechazó la presencia de Barros en las misas del Papa.

Muchos obispos, clérigos y laicos chilenos esperan del obispo un gesto voluntario de renuncia. El Papa no piensa obligarlo a renunciar; sin embargo muchos han pedido su renuncia voluntaria por el bien de la Iglesia. Antes de la visita papal el influyente jesuita p. Fernando Montes había declarado: “El obispo Barros, ante la dolorosa reacción de gran parte de los católicos, espero ofrezca su renuncia; sería un gesto de nobleza. Un obispo debe ser factor de unidad y aunque él sea inocente de lo que lo acusan, lo de Osorno es uno de los hechos más dolorosos de la Iglesia”. Y el p. Pablo Walker: “Si alguien no puede hacer el trabajo de  pastor porqué no es acogido en su diócesis, honestamente tendría que dar un paso al costado”. Con claridad y transparencia el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Santiago Silva apoyó las palabras del Papa, pero también dijo: “Si el obispo Barros discierne que tiene que continuar, cuenta con todo nuestro apoyo. Si discierne algún otro camino, cuenta también con todo nuestro apoyo”. Escribió el teólogo p. Jorge Costadoat: “Lo que para algunos constituyó un viaje fracasado del Papa a Chile, a pesar de sus espléndidos gestos y discursos y del importante acompañamiento popular, puede convertirse en el comienzo de algo nuevo para la Iglesia Chilena que quizás espere menos del clero y mucho más de las comunidades cristianas”.

 

MAPUCHES: “NO HAY CULTURAS SUPERIORES”

durante la misa en Temuco

En la misa en la ciudad de Temuco (Chile) dijo el Papa Francisco: “Tenemos que dejar de lado la idea de que hay culturas superiores e inferiores. No hay que confundir unidad con uniformidad. La unidad no es integración forzada; no se construye con el predominio del más fuerte; es una diversidad reconciliada. La riqueza de un país está en el compartir la propia cultura con las demás; es decir lengua, tradiciones, derechos y espiritualidad. Necesitamos de la riqueza que cada cultura puede ofrecer sin idealizarla, armonizando las diferencias”. En Temuco el Papa respaldó las causas y defendió los derechos y la cultura mapuche; lamentó “los acuerdos bonitos que se quedan en el papel y nunca se concretan y así se termina por borrar con el codo lo que está escrito con la mano. También esto es violencia”. Al mismo tiempo lamentó la violencia desatada por grupos radicalizados que han incendiado capillas (13 en 11 días)  y escuelas: “La violencia vuelve mentirosa las causas más justas”. Los Mapuches quieren que sea reconocido su genocidio, la violenta historia pasada, que se impulse una política de reparación y resarcimiento, la devolución de las tierras, la deroga de la ley antiterrorista y la libertad de los presos. El Papa tuvo un encuentro muy limitado con los Mapuches en Temuco y no entró en estos temas concretos. La mayoría Mapuche es pacífica, pero frente a la insensibilidad del gobierno y de la sociedad, empieza a simpatizar con los violentos. La Iglesia siempre ha sido considerada por ellos como aliada de los colonizadores aunque sea por su silencio, sobre todo después de la independencia del país cuando los chilenos entraron en sus territorios arrebatando tierras y derechos. Existe hoy el peligro de que tanta atención centrada en los recientes  actos de violencia mapuche, haga olvidar las injusticias y las violaciones a los derechos humanos que se han practicado contra ellos desde antiguo y permanecen hasta el día de hoy. En Temuco estaban presentes representantes del pueblo Mapuche; es el que más crece en la zona con un millón en Chile y 300 mil en el sur de Argentina. También participaron representantes de los Aymaras, Quechuas, Atacama, Isla de Pascua; presenció la misa Juan Namuncurá, descendiente del beato Ceferino. En Puerto Maldonado, en la Amazonia peruana, eran unos cuatro mil los indígenas provenientes también de Brasil. El Papa dijo sin rodeos: “Nunca los pueblos indígenas estuvieron tan amenazados como hoy por los intereses económicos y las políticas extractivas”. Perú es el quinto productor mundial de oro. Los invitó a “no dejarse atrapar por el nuevo colonialismo disfrazado de progreso que piensa que Amazonia es una dispensa para vaciar sin tener en cuenta a quienes viven en ella. La Amazonia no está vacía, no es tierra de nadie”. Dijo también: “Se estaba buscando un camino hacia la Patria Grande y de golpe nos cruzamos otra vez con un capitalismo inhumano”. Estas fuertes palabras solo el Papa las puede y tiene el coraje de pronunciar; bastaría con ellas caracterizar el viaje del Papa a Chile y a Perú como de muy significativo y desafiante.

El 30 de enero el Vaticano informó que el Papa envió un emisario papal, el arzobispo de Malta Charles Scicluna, como experto en la materia, a Santiago de Chile para estudiar más de cerca el caso Barros/Karadima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.