HONDURAS: FRAUDE ELECTORAL

Honduras: violentas protestas

“La crisis en la que nos encontramos se veía venir. Han ignorado de manera descarada las advertencias de la Conferencia Episcopal y de la sociedad civil en torno al tema de la Ley Electoral y el respeto de la Constitución”. Así afirmó el p. Juan Angel López, portavoz de la Conferencia Episcopal, refiriéndose al autoritarismo del gobierno y a los partidos políticos “que han carecido de sensatez, capacidad de negociación y coherencia”. Después de las elecciones del 26 de noviembre ganadas en forma fraudulenta por el gobierno conservador saliente de Juan Orlando Hernández que no podía ser constitucionalmente reelegido, ha habido grandes movilizaciones masivas y se han producido desórdenes, muertos, heridos y cientos de detenidos. Se acusa al gobierno inclusive de estar asociado al crimen organizado y de quebrar el estado de derecho por la impunidad reinante, la corrupción y la violencia.

Honduras tiene 8,7 millones de habitantes y presenta una de las tasas de homicidios más altas del mundo. El obispo de San Pedro Sula, Ángel Garachana Pérez, pidió una distinción clara entre los tres poderes, que se recupere la confianza de los ciudadanos en las instituciones (solo el 20% de los que tenían derecho a voto votaron), recuperar la institucionalidad del Tribunal Supremo Electoral y que se revisen los resultados de las elecciones con observadores internacionales. La Conferencia de Religiosos y Religiosas rechazó “todo tipo de presión por parte del partido gobernante y la represión contra el pueblo”. Los jesuitas de América Central clamaron en un comunicado “por la falta de ética y profesionalismo del Tribunal Supremo; va de tumbo en tumbo al esconder la victoria inesperada de la oposición sobre el actual presidente que hizo todo  lo que pudo, legalmente e ilegalmente, para ser reelegido”. El provincial jesuita de Centro América, Rolando Alvarado, dijo: “Hubo manipulación forzada por parte de los magistrados, influenciados por unos poderes fácticos y oscuros desde el estado y otras instituciones”. Se refería a sectores oligárquicos y a medios de comunicación hegemónicos que apoyan el gobierno de Hernández. La respuesta a los religiosos no se hizo esperar. Hubo un grave sabotaje contra Radio Progreso de los jesuitas y el p. Ismael Moreno acusó directamente al gobierno de estar detrás del atentado. En ese contexto, también el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga ha sido denunciado por la revista italiana L´Espresso y por su periodista Emiliano Fittipaldi, que lo acusa de corrupción y desvío de fondos en su diócesis de Tegucigalpa. El periodista ya tuvo un proceso en el Vaticano por sus libros difamatorios contra el Vaticano y el Papa. Por su parte, Francisco le renovó a Rodríguez Maradiaga su apoyo como su mano derecha en la reforma de la Curia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s