(entrevista) Quince años de inclusión

UN RECORRIDO HISTÓRICO POR EL PROGRAMA BARRIDO INCLUSIVO – EX BARRIDO OTOÑAL (2002 – 2017)

CdF/Carlos Contrera

El emblemático programa de inclusión socio laboral “Barrido Otoñal” de la Intendencia de Montevideo cumple sus primeros quince años. Creado en medio de la peor crisis social de la historia contemporánea del Uruguay, cuando las tasas de desempleo y de pobreza se disparaban, el Programa se destacó por su planteo innovador y por el hecho que su público destinatario son mujeres en situación de vulnerabilidad. A los efectos de saber más al respecto UMBRALES conversó con la Coordinadora del Programa, Rosario Russi (Secretaría de Empleabilidad para la Inclusión Social, IMM).

Rosario, cuéntanos por favor cómo fueron los orígenes del Programa
El programa tiene su origen en el año 2002, como una estrategia de respuesta, desde las políticas públicas municipales, a la crisis económica que se vivía en ese momento y especialmente acentuada en  las mujeres jefas de hogar.

Al día de hoy, sigue siendo el sector más excluido, y el sector que tiene el mayor porcentaje en los niveles de pobreza y desocupación.

 

¿Cuáles son sus objetivos?
Su objetivo fundamental, es desarrollar una experiencia laboral transitoria que permita a un grupo de mujeres en situación socio-económica más vulnerable, jefas de familia, obtener un sustento económico estable durante un período de tiempo limitado, y la oportunidad de incluirse en una propuesta de fortalecimiento personal y social que promueva mejores condiciones para el desarrollo de estrategias de generación de ingresos.

Así mismo, se propone incidir en las distintas dimensiones de autonomía económica de las mujeres, entendiendo ésta, como la efectiva capacidad de las mujeres de generar ingresos que les permitan sustentar un proyecto de vida individual y/o familiar, en las condiciones de trabajo decente que establecen las normas OIT.

¿El Programa trabajo las aspectos educativos además de los laborales?
Es un Programa educativo – laboral, que abarca dos dimensiones por un lado el espacio de capacitación que se desarrolla en el período de tiempo que se establece en cada edición, y por otro lado, el proceso de educación en el desarrollo de una tarea operativa, que hace al compromiso y sostenibilidad en el tiempo.

Promueve el desarrollo de las condiciones personales y sociales, la inclusión en el mercado formal de empleo y/o la promoción de emprendimientos para la generación de ingresos propios.

La tarea operativa, es el servicio de barrido de cordones, veredas, entorno de árboles y contenedores, limpieza de papeleras y paradas de ómnibus en zonas definidas como prioritarias en los distintos municipios de Montevideo, la mayoría son centros comerciales barriales.

¿Hubo cambios en estos 15 años respecto al público objetivo?
En el transcurso del tiempo, se fueron incluyendo diferentes situaciones, que viven mujeres, que hacen aún más vulnerable su condición, por lo que el programa se propone mejorar las condiciones de empleabilidad de mujeres con dificultades estructurales para el ingreso al mercado formal de trabajo, considerando a mujeres con personas a cargo, mujeres con discapacidad, mujeres migrantes, mujeres afrodescendientes, mujeres trans, mujeres vinculadas a la tarea de clasificación de residuos, mujeres liberadas y privadas de libertad, y mujeres que reciben atención en las ComunaMujer.

¿De cuántas personas estamos hablando?
En cada edición se inscriben más de 1500 mujeres, sobrepasando en algunas oportunidades las 2000 y 2500, para diferentes cantidades de cupos, hasta hace dos años eran 150 las que participaban por edición, ahora son 75, y hasta el momento han participado efectivamente 2395 mujeres.

En cuanto a los porcentajes, de acuerdo a las características de la población, a modo de ejemplo en la última edición se registra:

  • un promedio de edad de 32 años
  • 2.2 % mujeres trans.
  • 33.4 % con ascendencia afro e indígena
  • 7,4 % fueron mujeres inmigrantes.
  • 8,8 con alguna discapacidad, que les permite desarrollar la tarea.

 

¿Cómo se eligen las beneficiarias del Programa?
Otra de las características del programa, es el sistema de selección, las mujeres se inscriben, luego se realiza un sorteo con una cantidad cinco veces mayor del total de mujeres que participarán, y se realiza entrevista a todas las sorteadas, para realizar la posterior selección.

 

¿ Y cuánto tiempo implica?
En el recorrido histórico, se ha modificado en función de necesidades y evaluaciones realizadas la duración del mismo:

  • Primera etapa 4 meses
  • Segunda etapa 5 meses
  • Tercera etapa, desde hace 5 años tiene una duración de 9 meses

 

CONTENIDOS:

 

PROPUESTA OPERATIVA

  • Desarrollo y perfeccionamiento de competencias laborales básicas.
  • Derechos laborales y responsabilidades a asumir.

DIMENSIÓN SOCIO – PEDAGÓGICA

  • Participación activa de las mujeres en la propuesta pedagógica.
  • Sostenimiento y apoyo a procesos individuales.
  • Culminación de alfabetización,  alfabetización digital.
  • Condición de la mujer: Derechos Sexuales y Reproductivos, Violencia doméstica y planificación familiar.
  • Orientación en la inserción laboral, derechos y obligaciones, herramientas para la búsqueda de empleo, curriculum vitae.
  • Aprestamiento en capacitación específica.
  • Desarrollo de un proyecto personal, trabajado con cada una de las participantes.
  • Búsqueda de empleo y gestión básica para emprendimientos autogestionados.
  • Acompañamiento y promoción de potencialidades personales para la continuidad luego de finalizada la experiencia de Barrido Inclusivo.

 

RESULTADOS ESPERADOS

 

la Autonomía Socio-Cultural

  • Independencia, resignificación del rol en la familia.
  • Cambio en el cuidado personal, mayor autoconfianza.
  • Nuevas formas vinculares: familiar, social, pareja.
  • Mayor visibilidad que otorga la  tarea favorece el reconocimiento de otros.

 

…  la Autonomía Física

  • Capacitación en Derechos Sexuales y Reproductivos.
  • Acceso a servicios de salud y realización de exámenes preventivos.
  • Superación de las situaciones de violencia basada en género.
  • Revalorización de la salud bucal.

 

… la Autonomía Política

  • Pertenencia a un grupo nuevo de referencia.
  • Vinculación con nuevos recursos comunitarios y organizaciones sociales del medio.

 

… la Autonomía Económica

  • Comienzo o enriquecimiento de una historia laboral.
  • Pertenencia grupal favorece resolución proyectos económicos.
  • Orientación en economía doméstica.
  • Aprestamiento para el empleo.
  • Alta probabilidad de participación en nuevos proyectos laborales a corto plazo.
  • Promover la solución a los temas de cuidados.

 

¿Cómo y quién ejecuta el Programa?
El Programa se ejecuta mediante convenios entre la Intendencia de Montevideo, a través de la Secretaría de Empleabilidad para la Inclusión Social –  Departamento de Desarrollo Socio con Organizaciones de la Sociedad Civil, que se seleccionan a partir de la presentación de propuestas según los llamados públicos para tales efectos.

Una característica en la ejecución del Programa Barrido Inclusivo (Otoñal), es que desde sus orígenes, ha estado en una misma mesa representantes de la Intendencia de Montevideo con las organizaciones de la Sociedad Civil, a los efectos de generar espacios de coordinación permanente, para dar seguimiento y cumplir de la mejor manera posible los objetivos planteados.

¿Con qué herramientas metodológicas cuentan?
Para la mejor ejecución del Programa, y garantizando su transparencia y desarrollo, se cuenta con diferentes herramientas y articulaciones, tanto a la interna de la Administración como con actores que trabajan con la misma población y/o en el mismo territorio donde se ejecuta el Programa:

  • Coordinación de la Secretaría de Empleabilidad para la Inclusión Social, en articulación con División Asesoría para la Igualdad de Género y comunicación con División Limpieza, Unidad de Estadística, División Salud, División Cultura, Municipios, etc.
  • Equipo de Gestión que involucra a las ONGs., en encuentros mensuales para la articulación permanente y actualización efectiva de la ejecución del programa.
  • Informes de actividades inicial, intermedio y final.
  • Comunicación permanente con equipos educativos, de cada organización.
  • Encuentros intermedios con todas las mujeres que participan del programa.
  • Reuniones finales de evaluación global con los equipos de las ONGs participantes y otros actores.
  • Seguimiento y rendición contable mensual.

 

CONCLUSIONES
Dice Rosario Russi que “consideramos que el Programa Barrido Otoñal -hoy Inclusivo- ha sido uno de los pioneros en la apuesta a generar una política pública inclusiva, dirigida especialmente a los sectores socio – económicos más vulnerables y excluidos, las mujeres.

Aún al día de hoy, a pesar de las considerables mejoras económicas y de empleo, las mujeres -y las mujeres con determinadas características- siguen siendo el sector más vulnerable, así lo indica un estudio sobre trabajo decente en Uruguay realizado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, realizado en 2013: se estableció que: “(…) existen importantes heterogeneidades por grupos poblacionales, regiones y sectores de actividad, lo que estaría indicando que las mayores dificultades tienen que ver con la equidad en el ámbito laboral”.

“Queda mucho por hacer”.

Entrevista de Pablo Guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.