VATICANO: DÍA INTERNACIONAL DE LOS POBRES

Almuerzo comunitario

El 19 de noviembre Francisco celebró en Roma la primera Jornada Mundial de los Pobres con unas 70 mil personas que participaron de la misa en San Pedro. A continuación participó de un almuerzo comunitario con 1.500 pobres en el Aula Pablo VI, donde se habían preparado 150 mesas redondas para diez personas cada una. Sirvieron 40 diáconos y 150 voluntarios. En la organización colaboraron la Comunidad San Egidio, Cáritas y la Orden de Malta. Otras 2.500 personas fueron hospedadas en distintos comedores de la Iglesia en Roma.

En la Misa el Papa pidió “manos abiertas hacia la carne herida de Cristo”, mientras denunciaba “el pecado de omisión que se llama indiferencia. Los pobres son nuestra riqueza y nuestro pasaporte para la vida eterna”. En el mensaje oficial para la Jornada, el Papa recuerda el ejemplo de san Francisco “que no se conformó con abrazar y ayudar a los leprosos, sino que fue a vivir con ellos. Hay que conocerla de cerca a la pobreza. Los pobres no deberían ser simplemente destinatarios de alguna obra buena. El Señor nos invita a un verdadero encuentro con ellos y a un compartir que se convierta en un estilo de vida. Emerge cada vez más una riqueza descarada que se acumula en las manos de unos pocos privilegiados, con frecuencia acompañada por la ilegalidad, la corrupción , la explotación. Es un deber renunciar a la cultura del descarte y del derroche. Los pobres son maestros que nos ayudan a vivir la fe de manera más coherente”. Según el obispo mejicano Felipe Arizmendi “para muchísimas personas la invitación del Papa a celebrar esta Jornada y la semana anterior en beneficio de los pobres, ha sido ignorada y no se le ha dado el realce que merecía. No faltó quien la considerara como otra ocurrencia populista y pauperista del Papa”. Sin embargo el tema de la Iglesia pobre y de la opción por los pobres es fundamental en este pontificado, para toda la Iglesia. En muchas parroquias se han invitado a almorzar a pobres e inmigrantes. En Milán 22 parroquias hospedaron a inmigrantes. Dijo el arzobispo Matteo Zuppi: “No es una iniciativa demagógica; es llamar la atención de la gente sobre los pobres que todavía existen y son los privilegiados del evangelio. No se trata solo de servirlos sino de honrarlos con un día exclusivo para ellos”. En Argentina se conoció la noticia del hecho inédito de que dos curas “villeros” (que viven en barracas con los más pobres) de Capital Federal y San Isidro fueron consagrados obispos: Gustavo Carrara como obispo auxiliar de Buenos Aires y Jorge García de Lomas de Zamora.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s