CELAM: PARA POLÍTICOS CATÓLICOS

sede del Celam, Bogotá

Del 1 al 3 de diciembre en Bogotá (Colombia) habrá un encuentro inédito presidido por los cardenales Marc Ouellet y Rubén Salazar, con la presencia de 15 obispos latinoamericanos y unos 70 altos dirigentes políticos del continente. De Argentina participarán 4 políticos, entre los cuales el intendente de Córdoba Ramón Mestre y de Uruguay el hijo del presidente de la República, Álvaro Vásquez. El título del congreso: “Encuentro de católicos con responsabilidades políticas al servicio de los pueblos latinoamericanos”. Organizan el CELAM y la Comisión Pontificia para América Latina (CAL), con el trasfondo de la carta del Papa Francisco del 13 de marzo de 2016 al cardenal Marc Ouellet. Ya en el discurso inaugural de Aparecida, el Papa Benedicto había denunciado “una notable ausencia en el ámbito político de voces e iniciativas de líderes católicos de fuerte personalidad y de vocación abnegada, coherentes con sus convicciones éticas y religiosas”. El objetivo del congreso no es dar vida a un bloque político católico en América Latina ni tampoco restaurar un partido de inspiración cristiana. La finalidad de este encuentro es eminentemente pastoral; será un intercambio de experiencias en el mundo de la política desde la fe, para un mayor acompañamiento por parte de los pastores y de toda la Iglesia en su compromiso. “Los políticos católicos deben ciertamente ser coherentes con su fe, pero sin esperar consignas eclesiásticas. Los cauces políticos que habían sido predominantes en el compromiso de los católicos, la corriente social-cristiana y la socialista se agotaron; por eso los católicos quedaron en una diáspora por la que actualmente tienen muy poca relevancia e influencia”, dijo el profesor uruguayo Guzmán Carriquiry, vicepresidente de la CAL. Los evangélicos brasileños, chilenos y colombianos se están compactando en una fuerza política confesional e intentan condicionar los equilibrios parlamentarios de sus propios países. Añade Carriquiry: “Es un camino diverso. Los católicos solo estamos condicionados por principios irrenunciables, porque hay opciones que contradicen nuestra fe y en esto ha de haber posiciones comunes. Pero una misma fe puede conducir a compromisos u opciones distintas, cuando son compatibles con la fe y la moral”. Es positivo sin embargo y necesario que  los católicos que tienen responsabilidades políticas, empresariales, gremiales y en otros campos de la vida pública, puedan y sientan la exigencia de encontrarse, porque de lo contrario pueden predominar los reflejos ideológicos, los prejuicios, los intereses. No hay una política cristiana sino una manera cristiana de hacer política. Es importante estar vitalmente, intelectualmente y espiritualmente arraigados en el cuerpo eclesial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s