ARGENTINA: LA CUESTIÓN INDÍGENA

Sergio Maldonado, en Plaza de Mayo, leyó una carta dirigida a su hermano desaparecido, Santiago. Foto: LA NACION

El nuevo obispo de Neuquén, Fernando Croxato, aseguró que “nadie quiere de ninguna manera, desparecidos en Argentina; pero hay que respetar a las instituciones y no desmerecerlas creando como una ida y vuelta en descrédito de la justicia. Cuando se barren las instituciones, se barre la democracia”. El obispo saliente Virginio Bressanelli añadió, refiriéndose a Santiago Maldonado, que “la desaparición de una persona es algo gravísimo venga de donde venga; es una violencia que debe ser desterrada. De entrada el gobierno debía de decir: ‘acá buscamos la verdad con claridad y no nos interesa quien caiga, porque estamos para desterrar eso del país’ ”. Bressanelli destacó que conoce la comunidad mapuche de Cushamen en el Chubut, una comunidad que “tiene elementos muy positivos y muy pacíficos; me consta claramente que la comunidad no está enrolada en los que son los reclamos de RAM (Resistencia Ancestral Mapuche). Es un escándalo que no se haya terminado el relevamiento de tierras; todos los problemas que son postergados se pagan el doble o el triple con un desgaste y malhumor que después queda hasta en los genes de las personas”. Ambos obispos respaldan la vigencia de la ley 26.160 de relevamiento territorial de los pueblos indígenas del país, ya que “esto de dejar como en suspenso estas cuestiones, es lo que provoca violencias y desencuentros”. La desaparición de Santiago Maldonado, un activista pro-mapuche de 28 años, más allá de la utilización política que se hizo del caso, movilizó a muchos sectores de la sociedad en apoyo a los reclamos de cientos de comunidades indígenas, reclamos  que se vienen renovando desde hace añares. “Fundapaz” pidió que el hecho sirva para que se entienda que “es necesario y posible encontrar soluciones legales y políticas a la cuestión indígena”. La enorme mayoría de las comunidades indígenas del país no tienen título de propiedad sobre sus tierras. Hace diez años se lanzó un programa de relevamiento territorial; de 1.532 comunidades registradas, solo 423 tienen concluido el relevamiento, pero no tienen título de propiedad. En muchas escuelas se sigue enseñando que los pueblos indígenas pertenecen a un pasado que ya no existe. Por su parte la Constitución garantiza a los indígenas de hoy “la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s