(cultura) La canción de la Tierra (Letra y música de Michael Jackson)

El video y la canción son complementarios. Es un lenguaje grandioso y audiovisual. Tal vez el mensaje no parezca tan profundo, y no se detenga mucho en las causas de la debacle ecológica de nuestro planeta y la forma de detenerla.
Sólo se ve en el video a gentes de diversas etnias y pueblos postrados de rodillas, lamentándose y rasgando la tierra con sus manos. La música es dramática y atrapante, como las que Michael tiene acostumbrados a darle a sus oyentes.

La canción es un grito dramático dirigido a Dios.

¿Qué hay del amanecer?
¿Qué hay de la lluvia?
¿Qué hay de todas las cosas
que dijiste que tendríamos que ganar?
¿Qué hay de los campos de concentración?
¿Tienes un momento?
¿Qué hay de todas las cosas
que dijiste que eran tuyas y mías?
¿Alguna vez te has parado a observar
toda la sangre que hemos derramado anteriormente?
¿Alguna vez te has parado a observar
la Tierra y las costas que lloran?

Aaaaaaaaaaaah Aaaaaaaaaaah

¿Qué le hemos hecho al mundo?
Mira lo que hemos hecho.
¿Qué hay de toda la paz
que le prometiste a tu único Hijo?
¿Qué hay de los campos florecientes?
¿Tienes un momento?
¿Qué hay de todos los sueños
que dijiste que serían tuyos y míos?
¿Alguna vez te has parado a observar a
todos los niños que mueren por la guerra?
¿Alguna vez te has parado a observar
la Tierra y las costas llorosas? Solía soñar
Solía mirar más allá de las estrellas.
Ahora no sé donde estamos
Aunque sé que hemos ido lejos a la deriva.

Aaaaaaaaaaah Aaaaaaaaaaaah
Aaaaaaaaaaah Aaaaaaaaaaaah

Hey, ¿Qué hay del ayer?
(¿Qué hay de nosotros?)
¿Qué hay de los mares?
(¿Qué hay de nosotros?)
Los cielos están cayendo
(¿Qué hay de nosotros?)
Ni siquiera puedo respirar
(¿Qué hay de nosotros?)
¿Qué hay de la Tierra sangrante?
(¿Qué hay de nosotros?)
¿No podemos sentir sus heridas?
(¿Qué hay de nosotros?)
¿Qué hay de los valores de la naturaleza?
(Ohhh, ohhh)
Es el seno de nuestro planeta
(¿Qué hay de nosotros?)
¿Qué hay de los animales?
(¿Qué hay de eso?)
Hemos convertido reinos en polvo
(¿Qué hay de nosotros?)
¿Qué hay de los elefantes?
(¿Qué hay de nosotros?)
¿Hemos perdido su confianza?
(¿Qué hay de nosotros?)
¿Qué hay de las ballenas que lloran?
(¿Qué hay de nosotros?)
Estamos destrozando los mares
(¿Qué hay de nosotros?)
¿Qué hay de los senderos del bosque?
(Ohhh, ohhh)

 

Comentario

La canción es un grito dramático dirigido a Dios. ¿Qué hay de la tierra? ¿Qué haremos ahora?
No deja de reconocer la culpa de los hombres en la degradación del suelo, la matanza de especies invaluables, matanza que afecta gravemente la biodiversidad y nuestra vida.

La novedad es que se dirige a Dios. Varios cantantes han tratado el tema, pero involucrar a Dios es algo especial.

También es una responsabilidad. Dios podría contestar y decir: “Yo les di este mundo hermoso y su belleza, ¿acaso creen ustedes que es mi responsabilidad lo que le ocurre? ¿Yo les dije a ustedes que hicieran la guerra, que trataran a su casa común con la crueldad, y espíritu mercantilista con que lo hicieron?”

¿Mensaje diluido?

Con todo el respeto que me merece el rey del pop, ya fallecido: no basta con lamentarse, ni tampoco todo se reconstruirá fácilmente como ocurre al final del video.

La tierra tiene si, una capacidad de regenerarse muy grande. Ya lo ha hecho en el pasado, por ejemplo hace 300 millones de años, en el fin del período Pérmico, una catástrofe volcánica de dimensiones grotescas, destruyó el 99 % de las especies animales y vegetales, dejando casi destruida la biosfera. La Tierra reconstruyó su biosfera, y la biodiversidad floreció nuevamente, aunque este proceso duró 100 millones de años.

Pero…. aunque no fue culpa de los reptiles gigantes (no los dinosaurios) que poblaban la tierra, estos se extinguieron, y otros (los dinosaurios y los primitivos mamíferos) ocuparon su lugar. Hubo cinco extinciones globales que afectaron a los seres vivientes en la Tierra, esta mencionada, fue la peor.

Varios científicos creen que estamos viviendo una sexta extinción, y que nosotros los seres humanos somos la causa de la misma. El problema es que estamos destruyendo seres vivientes que nos hacen posible vivir en el planeta. Podemos quejarnos ante Dios, pero lo más prudente sería reconocer humildemente que nuestra es la culpa y hacer lo posible por detener la destrucción.

Tal vez Michael piense que Dios puede detener esta masacre, tal vez tenga razón, pero yo creo que no merecemos su perdón y su gracia si no  hacemos al menos lo que esté en nuestra mano, para concientizar a los pueblos y parar la mano a los poderosos que en forma egoísta e irresponsable, usan los recursos del planeta en forma abusiva y destructiva sin medir las consecuencias de sus acciones.

Tanta necedad debe ser detenida, a menos que nosotros queramos extinguirnos.

No dueños, sino hermanos.

San Francisco de Asís comprendió mejor que Michael el problema. Por eso el renunció a sentirse dueño de los seres vivos, y se asumió como hermano. Por eso hablaba de la hermana Luna, del hermano sol, del hermano lobo, de las hermanas alondras, etc.

No es un sueño infantil, sino un asumir la realidad de que soy un ser creado y dependo de los demás seres creados por Dios, para vivir. Debo tratarlos con respeto, no soy dueño, soy creatura de Dios igual que ellos, y tengo una gran responsabilidad para con ellos.

Eduardo Ojeda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s