“La amorosa conciencia del otro”: Padre Cacho en la mirada de Pablo Bonavía 

En una de nuestras reuniones de equipo de redacción de Umbrales, nos preguntábamos cómo abordar la figura del P. Cacho y escribir sobre su vivencia de fe, su ética y su opción transformadora sin caer en lugares comunes. Nuestra inquietud partía de querer pensar en los reflejos de su experiencia en el trayecto vital de otra persona. Entonces el Padre Primo me dijo: “existe un camino directo y auténtico”. Con esa indicación me fui hasta la Cruz de Carrasco para charlar con Pablo Bonavía.

La amorosa conciencia del Otro

No es la primera vez que Pablo orienta la reflexión hacia lo que Cacho hizo, en el cómo y en por qué lo hizo. Algunas de sus aproximaciones se relacionan al lenguaje adoptado. “Cacho aprendió a hablar en el idioma del dolor y de la frustración”. Su propuesta tiene que ver “en su manera de ser vecino y de gestarse en la reciprocidad, en el descubrirse siendo dándose”.

 

¿Qué nos interesa del Padre Cacho?

“Nos interesa su causa, que es la misma de Jesucristo. Nos interesa su elección de la debilidad como camino y su propósito de sentir el dolor del otro, su mirada des-centrada de sí mismo, su concepción de que todos somos parte del problema y que por eso mismo todos tenemos que ser parte de la solución, nos interesan sus desaprendizajes”. En esto se basa” la fuente radical de su dignidad.”

Canonizar a un modelo desestabilizador

“El riesgo de la canonización del Padre Cacho es el de encerrarlo en un molde que no refleja su realidad, ni las personas, ni los procesos, ni sus contextos. Otro riesgo es que se genere una imagen triunfalista, lo cual, obviamente, tendría un impacto social y cultural. Y además esta imagen sería una forma de que la Iglesia se presente a partir de ciertos valores. Su canonización debería recoger y proyectar a un ser que no se desapegó de los dolores y conflictos, teniendo sus momentos de incertidumbre, y asumiendo los errores como fuente de aprendizaje.  Su canonización debería presentar a un ser provocador, debería generar un movimiento que nos saque de la superficie y de los apuros. Que nos muestre lo fundamental que es la Paciencia para acompañar los procesos reales de la gente real, sin preocuparse por los logros o los éxitos sino por las vivencias auténticas de las personas. Para esto también se precisa paciencia con uno mismo, conocer el lenguaje de los otros, sus prioridades, sus necesidades más inmediatas. Porque él dio un salto al vacío y confió en que otro lo va a recibir”. Pablo me muestra con un ejemplo clarísimo de qué hablamos cuando hablamos de entrega absoluta: “fue como un trapecista que, a pesar de su torpeza y su miedo y ansiedad, debe saltar y confiar que alguien lo está esperando para tomarle la mano. El seguimiento de Jesús implica transformarse en algo así como en un artista que debe inventar todos los días la mejor forma de ser fiel al mensaje del Evangelio.”

Que Tu luz no se apague

“No debe perderse de vista que Cacho fue una persona capaz de despertar en los demás la conciencia de la luz interior que los habita, lo que también aparece en boca de Jesús cuando dice en el Evangelio de Mateo 6, 23: “si tu luz se apaga habrá mucha oscuridad…” La convicción de la existencia de ese tesoro interior hizo de la humildad una actitud, tirando abajo los esquemas heredados y asumiendo con libertad la toma de decisiones. Cacho tenía la convicción que se podrían construir soluciones a partir de lo que la misma gente proponía. Un ejemplo de esto es lo que él imaginaba que podría llegar a ser un espacio habitacional colectivo y que fuera más allá de lo individual. Cacho logró un régimen de propiedad en el que nadie podría dejar su casa sin dialogar con la comunidad. Un rasgo que caracteriza toda su gestión, y que de no haber sido así, muchas personas no tendrían dónde vivir. No obstante, “Queda claro que al día de hoy es difícil mantener aquel tipo de acompañamiento y espacio de consulta permanente que Cacho y los vecinos mantenían. Se sabe que cuando Cacho percibía que una comunidad podía continuar creciendo sin su apoyo se iba, se mudaba de barrio. Un desprendimiento que no parece repetible en estos días”.

¿En qué sentido celebrar la vida de Cacho?

“La celebramos por ser un cuestionamiento a nuestra propia vida. Una invitación a mirar al margen. Hoy nos haría mucha falta su capacidad de hacer silencio, su don para apagar los ruidos interiores. Evitar multiplicar discursos, o imponer indirectamente los propios criterios unívocos. Deberíamos aprender a no tener la respuesta a todos los problemas, esta no debería ser una pretensión sino una invitación a ser más contemplativos y a descubrir los signos de lo que Dios ya está haciendo. Desde la Teología latinoamericana, desde una palabra mordiente, la noción de oportunidad del silencio, de la contemplación de la acción. Un silencio que desencadena procesos, que no da respuestas inmediatas”

Descubrirse a uno mismo en el mundo de los excluidos

En ese mundo, el discurso es con frecuencia mucho peor que la práctica. Porque en ese escenario se repiten los discursos de la “gente bien”. Por lo tanto, el verdadero acompañamiento pasa por decodificar las expresiones y recodificar en los códigos de ellos. Por eso, lo que Cacho hacía era escuchar, y los escuchaba tanto que, así lo siente una amiga de aquella época: ‘tanto nos escuchaba que terminábamos diciendo cosas valiosas que no sabíamos que sabíamos’. Cuando la gente se siente mirada con suficiente interés y confianza es cuando comienza a descubrirse. Si creamos un clima en donde cada uno se siente capaz de sorprender y sorprenderse a través de una forma distinta de relacionarse. No por ser sacerdote, sino por tener un papel desencadenante que puede ser determinante. Puede ser una ayuda a que la gente a descubrirse y valorarse con otros.”

Comprendiendo que Dios es quien toma la iniciativa

Cacho celebrando misa en la bloquera

“Lo nuestro es la respuesta. Solo nos resta abrirnos a las fuerzas dinámicas, a la novedad, a la historia personal y colectiva. Eso es ser contemplativos. No es resolver los problemas sino dar testimonio de lo que Dios es.  Todos somos parte. La decisión de Cacho no es fruto de su bondad sino de la capacidad de abrirse al Reino, sino la permanente sorpresa de lo inédito mostrándonos la potencialidad de lo oculto. Si fuera tan solo una cuestión de voluntarismo, iríamos derecho al fracaso y a la decepción. A esta cuestión se asocian nuestras concepciones sobre el ser humano, especialmente de aquellos a quienes a veces denominamos como ‘Carenciados’. Nadie es solo carencia, sino que quizás es una persona con sus enormes posibilidades bloqueadas, es alguien que solo tuvo que vivir a la defensiva. Nuestra misión es crear un ambiente, un contexto en donde a esa misma persona se la valora, donde esa persona puede descubrir que su presencia aporta. Y esto nace desde el vínculo que se establece con el otro.”

La mística de Cacho

“Cacho era un gran rezador”. Y Pablo no duda en definirlo como un místico. Basta leer sus oraciones de los últimos días. Su proyecto era volver a lo esencial, sin preocuparse de maquillajes ni de atractivos sino de hacer más creíble a la Iglesia por su conectar con la acción de Dios.

“Que esta canonización nos prolongue el desasosiego”. Así me dice Pablo mientras abre el libro de textos de Cacho, destellos de su Encuentro con Cristo, raíz de su camino desandado. Leemos algunas oraciones que me parecen poesía de un decir actual, cotidiano, creador. Palabras que manifiestan la necesaria experiencia de Dios en el Otro y de un Amor transformante en medio del dolor del mundo.

Al escribir este artículo me voy dando cuenta que conocer un poco más de la espiritualidad del Padre Cacho tiene que ver con la forma que en que Pablo lo piensa y lo revela. No puedo dejar de agradecer por este lindo encuentro en la Parroquia de la Cruz. Lo siento como un regalo que me llega a través del Siervo de Dios, como un reflejo de la luminosa y permanente acción de Dios en nuestras vidas.

María Bedrossián

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s