VENEZUELA: LA ACCIÓN DEL VATICANO

 

migrantes venezolanos (revista Suma Qamaña)

Críticas injustas recibió el Papa por su supuesto silencio ante los atropellos del régimen venezolano. El Papa, junto a la Iglesia venezolana, desde un comienzo ha denunciado las injusticias y el avasallamiento de los derechos humanos, pero siempre buscando crear condiciones para una salida negociada y evitar así la guerra civil que ya ha producido demasiados muertos o un golpe militar o la anarquía total. La solución propuesta debía en primer lugar responder al sufrimiento del pueblo que pide alimentos, medicinas, seguridad y que está abandonando masivamente el país. Según “Asylium Access” la emigración venezolana en los últimos tres años ha llegado a los dos millones y medio de personas, en una diáspora sin precedentes. Algunos han lamentado la demora del Papa en pedir la suspensión de la Asamblea Constituyente, el acatamiento de la actual Constitución y el cese de la represión. INFOBAE titulaba: “Finalmente y luego de 153 muertos el Vaticano se pronuncia”. Algunos periodistas hablaron del “peor papelón de Francisco” o de que “el Papa Francisco se recordó demasiado tarde de Venezuela”. Hasta se llegó a hacer una comparación con los “silencios de Pio XII”. No hay tal cosa. Francisco se ha interesado directamente de Venezuela desde abril de 2013. Buscó soluciones consensuadas, pacificas y democráticas, encontrando solo intransigencia y una radicalización creciente de un lado y de otro, empezando por el gobierno. Puso condiciones claras ya desde diciembre pasado para un diálogo fructífero. Las gestiones para evitar la instalación de la Asamblea Constituyente duraron hasta el último momento, como lo confirmó el cardenal venezolano Baltazar Porras. Igual que en las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba, el Papa actuó con discreción pero de manera constante. “No se trataba de hacer declaraciones para la galería, sino de lograr los objetivos”, dijo el cardenal Porras defendiendo las gestiones realizadas por el pontífice. Se está frente a un gobierno cívico-militar que arruinó por su incapacidad y autoritarismo hasta las importantes reformas sociales hechas por Chavez y que se apoya cada vez más en la fuerza y la arbitrariedad. En los últimos tres años Venezuela pagó 400 millones de dólares por armas a China , Rusia y países europeos que al mismo tiempo condenan su gobierno por atropellar los derechos humanos. Hay una percepción evidente de que el pueblo no quiere más a Maduro, pero tampoco volver al sistema neoliberal o a la vieja oligarquía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s