VATICANO:  NUEVOS CAMINOS DE BEATIFICACION

 

Con un decreto el papa Francisco reconoció la santidad de los que ofrecen la vida por el Evangelio y por los demás, y fallecen a consecuencia de ello. Hasta ahora los caminos normales para la beatificación y canonización de una persona era el martirio en odio a la fe y la práctica de las virtudes en forma heroica. Todos estamos llamados a dar la vida por los demás como Jesús, pero en este caso se trata de la “aceptación libre y voluntaria de una muerte cierta y a corto plazo (prematura) por amor a Dios y a los hermanos”. Ya hace tiempo se hablaba de los “mártires de la caridad”, pero no entraban en el concepto histórico de “martirio en odio a la fe” para lo cual se tiene que demostrar el odio a la fe cristiana por parte del verdugo que procura la muerte de la víctima. El beato Romero por ejemplo no ha sido asesinado en odio a la fe, sino por cristianos que no toleraban la actividad social del arzobispo. Evidentemente la ofrenda de la vida de la que habla el Papa no puede ir separada de la vivencia de la vida cristiana, por los menos en un grado ordinario. Para ejemplificar, estas nuevas orientaciones del Vaticano se refieren a casos como el del p. Damian Veuster que murió leproso por querer quedarse con los leprosos en la isla de Molokai, del p. Maximiliano Kolbe que se ofreció a morir en un lager nazi en lugar de un padre de familia, del sacerdote Pino Puglisi mártir de la mafia (+1993), de las 6 Hermanas que en 1995 murieron en Congo infectadas por el “ébola” al querer estar junto a los enfermos hasta el final. Incluyen también a mujeres embarazadas con enfermedades graves que suspenden sus tratamientos para que la criatura pueda nacer. Es el caso de santa Gianna Beretta (+1962) o de Chiara Corbella (+2012) que diagnosticada de cáncer en su tercer embarazo, renunció a la quimioterapia y demás tratamientos, para salvaguardar la vida de su hijo que nació sano. Mientras para el martirio no se requiere ningún milagro, en este caso se requieren después de la muerte un milagro para la beatificación y otro para la canonización, además de la fama de santidad en el pueblo de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s