ARGENTINA: ¿CUÁL RECONCILIACIÓN?

Según el arzobispo  y rector de la Universidad Católica de Buenos Aires Víctor Fernández: “el Papa mismo pide que no haya impunidad. Especialmente en casos de crímenes de lesa humanidad hay que aplicar la ley sin atenuantes. El fallo de la Corte en favor de unos represores fue inoportuno e inconveniente”. El arzobispo se pregunta si conviene seguir hablando de “reconciliación”: “Esta palabra está muy cargada de preconceptos, se la confunde con impunidad, por lo cual conviene buscar otras palabras para expresar su contenido válido. La reconciliación no se puede imponer o forzar desde afuera; debe brotar lentamente desde el corazón de la sociedad. Para que haya reconciliación es necesario que el que cometió el crimen lo reconozca , manifieste su arrepentimiento y  aporte información para que los familiares conozcan la verdad completa sobre las víctimas. Los crímenes atroces de los guerrilleros no se pueden poner ( como pretende la llamada “doctrina de los dos demonios”) en el mismo nivel de los crímenes cometidos desde el aparato estatal. Es lamentable que todavía se retacee información sobre lo que ocurrió con las victimas y los niños sustraídos. Algunos obispos se han preocupado por los presos muy ancianos que no tenían suficiente atención sanitaria. Eso no implica justificar  lo que hayan hecho ni pedir privilegios para asesinos. En la última asamblea episcopal emprendimos un camino de sinceramiento interno, entre nosotros. Fue útil. Uno de los familiares invitados nos rogó ser más claros y concretos en el reconocimiento de nuestros propios errores y en el pedido de perdón”. Por su parte el presidente de la Conferencia Episcopal José María Arancedo pidió “no quedar atados al pasado, porque la historia continua y estamos llamados a ser protagonistas del futuro con los corazones limpios”. Queda cada vez más claro que el reclamo de justicia no es un acto de venganza, sino el fundamento para una sana convivencia. El perdón puede y debe llegar después que la verdad haya sido reconocida y la justicia de alguna manera reparada. En realidad hubo una gran impunidad en el país, la que se fue corrigiendo lentamente gracias a las organizaciones de derechos humanos, y la que hizo y hace que sea mucho más difícil el proceso de reconciliación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s