MÉXICO: “TERRORISMO MIGRATORIO”

Un editorial del semanario “Desde la Fe” del arzobispado de Ciudad de México ha acusado a las autoridades de su propio país de “no acertar en las decisiones, de no hacer más que declaraciones y promesas con tibias reacciones que muestran miedo y peor aún sumisión” a lo que la revista llama “terrorismo migratorio de Estados Unidos”. Sigue diciendo el editorial: “Lo que hace el señor Trump no es solo la aplicación de un legalismo inhumano, sino un verdadero terrorismo por las redadas que han sembrado miedo y desatado una dramática psicosis entre los mexicanos indocumentados de Estados Unidos. Todos serán tratados como criminales y deportados a México, aún los inmigrantes no mexicanos que han cruzado por nuestro territorio. Por otra parte nuestros emigrantes no confían en un gobierno que es el causante de su exilio y se han dado cuenta que a la clase política no les interesa su suerte. No vemos firmeza ni altura ni inteligencia, ni estrategias eficaces en nuestros gobernantes”.

El editorial termina pidiendo la solidaridad internacional “para poner freno al racismo, al odio y al terrorismo del indigno presidente norteamericano”. Muchas familias mexicanas y el mismo país sufrirán, porque desde Estados Unidos los inmigrantes envían anualmente a sus familias remesas de 30 mil millones de dólares. A todo esto le han hecho eco los Movimientos Populares de 12 países latinoamericanos reunidos en California: “Las redadas y las órdenes ejecutivas de Trump están transfiriendo la responsabilidad de todos los males a los inmigrantes y destruyendo a las familias. El racismo y la supremacía de la raza blanca son el pecado original que hace que la sociedad americana se crea superior, justificando un sistema capitalista sin regulaciones”. Llaman a todas las ciudades y centros habitados a “declararse “santuarios” para proteger a los inmigrantes y hacer frente a aquellos que desean enviar tropas militares a nuestras comunidades para deportar a los indocumentados”. Por su parte el arzobispo de Chicago Blase Cupich en una carta a sus sacerdotes dijo no haber declarado a sus iglesias “santuarios” por “no crear falsas ilusiones de que podamos proteger a tanta gente de una ley ya en acto, por más egoísta e inhumana que sea”. Lo que les pide es “no colaborar con agentes de migración y evitar que ingresen en las iglesias y colegios sin una orden judicial; y ponerse de forma inmediata en contacto con la Oficina de Servicios Legales de la arquidiócesis”. La arquidiócesis cuenta con 346 iglesias , 200 escuelas y 2 millones de católicos, el 44% hispanos. La medida del obispo se debe también a que se pretenden imponer sanciones penales y multas muy graves para quien oculte en cualquier lugar a un extranjero indocumentado. “Permaneceremos solidarios con los que viven en las sombras, prestandoles todo tipo de servicio (comida, techo, asistencia legal) independientemente del origen, religión, estatus migratorio de la persona”, dijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s