EL CASO COLLINS: RENUNCIA Y DENUNCIA

Ha sido ampliamente publicitado el caso de la renuncia a la Comisión Pontificia Anti-Abusos de la activista irlandesa Marie Collins por haber encontrado en la curia vaticana “constantes obstáculos y resistencias, además de una falta vergonzosa de cooperación por parte del dicasterio más directamente involucrado en el asunto”, que sería la Congregación por la Doctrina de la Fe. Collins, igual que Peter Saunders que también se ha retirado de la Comisión el año pasado, había sido víctima de un cura pedófilo. La gota que hizo rebasar el vaso fue el aparente rechazo por parte de la Congregación de la Fe de un pedido, avalado por el Papa, de constituir un tribunal para juzgar obispos encubridores y negligentes. Sin embargo su labor ha sido apreciada por la Comisión y por su presidente el cardenal O´Malley que habló de una “contribución extraordinaria”. Ella también dijo apreciar el trabajo de la Comisión, valorar el apoyo del Papa a todas las propuestas hechas y que seguirá colaborando desde afuera sobre todo en los cursos de formación de los obispos recién nombrados. Sin embargo añadió: “He tenido la sensación de que el trabajo de nuestra Comisión fuera considerado por miembros de la curia como sin importancia. He encontrado una resistencia general a colaborar”. A lo que Gerhard Müller, de la Congregación de la Fe contestó: “No puedo comprender que se hable de falta de colaboración. Lo de resistencias en la curia ya es un cliché. Sobre la lucha contra la pedofilia la Iglesia es compacta”. Pietro Parolin interpretó el gesto de Collins “como para sacudir el árbol”. El jesuita Hans Zollner, miembro de la Comisión de 16 expertos, dijo: “Ella tuvo una serie de desilusiones y frustraciones por un trabajo que es demasiado lento. No hay rechazo a nuestro trabajo ni al Vaticano, pero sí a la falta de respuestas”. Efectivamente, en una entrevista, dijo Collins: “Nuestra lucha contra la pedofilia está progresando y también en muchas diócesis del mundo. Yo quisiera que fuera más rápida y se hiciera más. A pesar de las resistencias, he encontrado en la curia muchas personas que nos apoyan. El balance en general es positivo. Se han hecho pasos importantes en la formación de los seminaristas, en la Congregación del Clero, en los cursos de formación de la Universidad Gregoriana… Lo de “tolerancia cero” no está en discusión”.

Un comentario en “EL CASO COLLINS: RENUNCIA Y DENUNCIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s