MÉXICO: OBISPOS DE FRONTERA

Obispos de la frontera, de Mexico y de Estados Unidos, con los nuncios apostólicos de ambos países y en representación de sus Conferencias Episcopales se han reunido en Texas para discutir sobre el “muro de la exclusión”. Hace 20 años que estos obispos trabajan en conjunto a favor de los inmigrantes y sus familias. Como fruto de la reunión han sacado un documento que se titula: “El clamor de Cristo en el emigrante nos urge”. Critican “la persecución, la discriminación y el racismo” del nuevo gobierno norteamericano. Hablando de los indocumentados dicen: “Los inmigrantes se encuentran entre la espada y la pared ante la política inhumana de Trump y la indiferencia del mundo. Muchos sufren la explotación en el trabajo, viven bajo la amenaza constante de las redadas y de la deportación con la posible separación de sus familiares y amigos. Esto es inhumano”. Hablando de las redadas ya realizadas por el nuevo gobierno, afirman que “el clima de miedo y angustia que se vive en la frontera se ha vuelto trágico. Las deportaciones innecesarias paralizan el desarrollo de nuestros países, dejan a las personas en el vacío y sin esperanza. Hay un sistema de inmigración que no funciona desde hace mucho tiempo, en el cual fue floreciendo sin freno la impunidad y la violencia extrema”. Los obispos defienden los derechos básicos de los indocumentados y “su derecho a buscar una vida digna en el extranjero si las condiciones para esta no se dan en su país de origen”. Denuncian también cómo los traficantes de inmigrantes, gracias a Trump, han aumentado sus negocios y el precio de sus extorsiones. Se los llama justamente “coyotes” como el chacal que se alimenta de carroñas. Obispos y sacerdotes de 18 países se reunieron también en Chapas para conmemorar el primer aniversario de la visita del Papa Francisco. Dijo en esa ocasión el obispo argentino Antonio Cargnello: “Los muros se construían antiguamente para  defender a la gente de los vándalos. Hoy, en la era de la comunicación, construir un muro es una estupidez; es el signo de la debilidad de quien lo construye, no de su fortaleza”. En Ciudad Juárez, en el mismo lugar donde estuvo el año pasado, se ha construido una estatua de más de cuatro metros de altura del Papa Francisco con un brazo levantado y una paloma en la mano mirando hacia Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s