ESTADOS UNIDOS: ¿GUERRA FRÍA ENTRE NORTE Y SUR?

al norte: muro construido por Estados Unidos; al sur: muro construido por México
al norte: muro construido por Estados Unidos; al sur: muro construido por México.

Las nuevas medidas antiinmigratorias de Donald Trump en parte son la continuación de una política anterior (en los últimos 8 años dos millones de inmigrantes indocumentados fueron deportados de Estados Unidos) pero en parte visibilizan una nueva política agresiva hacia los pueblos del sur. Las medidas contra siete países de mayoría musulmana en realidad no son contra el terrorismo islámico ya que no rigen para Arabia Saudita y los grandes países del Golfo de donde ha surgido y se sigue alimentando en realidad el terrorismo; se hace excepción para ellos porque son países ricos en petróleo y en dólares. Lo ha recordado el obispo Blaise Cupich de Chicago al acusar Arabia de ser el país de origen, nada menos que de 15 de los 19 atentados contra Estados Unidos. Ha criticado la política de Trump como de “cruel, apurada y caótica” y ha denunciado la discriminación que se hace en favor de los refugiados cristianos que seguramente tendrá consecuencias negativas para los cristianos del Medio Oriente. La Alianza Nacional Evangélica, que ha salvado la vida a más de tres millones de refugiados desde 1980, ha declarado: “Los refugiados en Estados Unidos no llegan a cien mil cada año y ya hay una rigurosa selección. La mayoría de los refugiados de Oriente Medio son pobres, mujeres y niños que han sufrido los ataques de ISIS y la guerra en Siria. Por otro lado hay 75 millones de visitas cada año en Estados Unidos de extranjeros por negocios, turismo, estudio sin casi medidas previas de seguridad”. Dos mil líderes cristianos, judíos y musulmanes también han censurado las medidas discriminatorias en base a la religión y a la nación, denunciando el “lenguaje despreciativo y la retórica incendiaria” de los nuevos gobernantes. El obispo católico Robert McElroy dijo: “No podemos callarnos y no callaremos. Hoy la estatua de la Libertad bajó su lámpara gracias al nuevo presidente que repudia nuestra historia nacional con medidas que son pura xenofobia, prejuicio religioso, autoritarismo y que traerán consecuencias devastadoras también para nuestro país”. Donald Trump, que es criticado por su propia iglesia presbiteriana por su pasado sexual, su machismo, racismo y agresividad también ha recibido en el Vaticano un comentario por parte del obispo Peter Turkson: “La Santa Sede está preocupada por la política del nuevo presidente que no afecta solo a Méjico sino que manda señales al mundo entero. Esperamos que otros países no sigan su ejemplo. Un presidente puede construir un muro, pero puede llegar otro que lo derribe”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s