FILIPINAS: DUTERTE, EL EXTERMINADOR

 

El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte afirmó que la Iglesia Católica “no tiene autoridad moral para impedirme llevar a cabo mi proyecto de liberar al país del narcotráfico. Seguiré matando a los narcotraficantes y drogadictos sin preocuparme por sus derechos humanos. Esta campaña seguirá en vigor hasta el último día de mi presidencia”. A pesar de la condena de la ONU, tras siete meses del gobierno actual, hubo 6 mil asesinatos (2.250 tan solo de sospechosos). Se han entregado a la policía 500 mil personas, comprometiéndose bajo vigilancia a acabar con el consumo de sustancias ilegales. A los obispos que por su parte han organizado una campaña para que la población, católica en su mayoría (80%), denuncie los asesinatos de la policía y de los parapoliciales, Duterte ha repuesto: “Los obispos no nos ayudan, solo siguen hablando; no conocen la realidad del país”. Reveló que durante su infancia sufrió abusos por parte de un cura y dijo: “Si ni siquiera pueden hacer justicia a los niños pequeños de los que abusaron sexualmente en el pasado, no tienen autoridad moral para sermonearme a mi. Mírense en el espejo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s