FREI BETTO: ¿HACIA DÓNDE VAN LOS EVANGÉLICOS?

freibetto9796En una entrevista el escritor y teólogo católico Frei Betto ha declarado: “Hay quien dice que la Iglesia Católica hizo la opción por los pobres y los pobres hicieron la opción por los evangélicos, lo cual tiene cierta dosis de verdad. En el censo del año 2000, el 73,6% de la población estaba formada por católicos y solo el 15,4% por protestantes y evangélicos. En el censo del 2010 los católicos representaban el 64.6% y los protestantes y evangélicos el 22,2%. En 10 años el número de estos últimos aumentó del 61,45%. En 1970 eran 4,8 millones; hoy son 42,3 millones. Cada año se abren en Brasil 14 mil nuevos templos evangélicos. La mayoría de los neopentecostales (Iglesia Universal del Reino de Dios, Internacional de la Gracia de Dios…) se ubican en las periferias de las grandes ciudades entre gente pobre y por eso predican la teología de la prosperidad como una ética de ascensión social. Mientras la predicación católica se centra en la doctrina, su predicación está enfocada en la autoayuda en orden a alcanzar beneficios en la salud, el trabajo etc. Católicos que no se sentían acogidos en las Cebs o en la Iglesia de los Pobres en los últimos 34 años, emigraron hacia los espacios evangélicos. Los templos católicos fueron predominantemente ocupados por la clase media  en el marco de un fuerte clericalismo. La gente pobre acudió a eso simples lugares de culto evangélicos siempre abiertos y con alguien dispuesto a darles acogida a cualquiera. Allí aprendieron a manejar la Biblia y a tener un rol en la comunidad. Estos hechos no nos deben inducir a entrar en conflicto con los evangélicos. Nos obligan por el contrario a la revisión de nuestra pastoral: a cultivar el ecumenismo, a abrir nuestros espacios a los pobres, a darle protagonismo a lo laicos, a adaptar la liturgia a lo popular.

Sin embargo la mayoría de las iglesias protestantes y evangélicas se alinearon con la dictadura militar (1964-1975) y aún hoy están marcadas por un fuerte conservadurismo. Muchas iglesias evangélicas son indiferentes a la moral social y defienden el libre mercado. Los 72 parlamentarios evangélicos proponen ahora la confesionalización de la política, cediendo así a la tentación del poder. Hoy el estado es laico; no puede ser dirigido por una determinada creencia religiosa. El estado debe estar al servicio de todos los ciudadanos, creyentes y no creyentes, sin dejarse manipular por esta o aquella iglesia. La experiencia de occidente enseña que el mezclar poder religioso y poder político es reforzar el fundamentalismo, los prejuicios, la discriminación y la exclusión. Ahora hay pastores elegidos para cargos políticos, bancadas religiosas en ámbitos legislativos , iglesias que se identifican con determinados partidos, todo en pos de la lucha del bien contra el mal y en el marco de un fuerte proselitismo. ¿No se estará gestando algo peligroso? No queremos un Brasil cuyo Congreso Nacional apruebe leyes, no en beneficio del conjunto de la población, sino para encuadrar a todos bajo la égida de una doctrina confesional”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s