REFORMA DE LA CURIA: BALANCE PROVISORIO

En su discurso a la Curia Romana del 22 de diciembre, el Papa Francisco habló de 12 criterios  que inspiran la reforma de la curia: conversión personal, conversión pastoral, espíritu de misión, racionalidad, funcionalidad, modernidad y “aggiornamento”, sobriedad, subsidiaridad, sinodalidad, catolicidad, profesionalidad, gradualidad y discernimiento. En el 2014 había hablado de 15 tentaciones y en el 2015 de 12 virtudes. Ahora el Papa, después de varias reformas estructurales, insiste en que no basta un cambio de organismos y personal sino que hace falta un cambio de mentalidad. Proclama que “no se deben temer las arrugas, sino las manchas” y habla de “corazones petrificados”. Admite que ha encontrado “resistencias” a los cambios, “algunas que son fruto de buena voluntad y del deseo de diálogo, otras que son escondidas y que son fruto del gatopardismo espiritual y algunas maliciosas que germinan en mentes deformadas y se producen cuando el demonio inspira malas intenciones, a menudo disfrazadas de corderos. Las resistencias buenas, e incluso las menos buenas, son necesarias y merecen ser escuchadas y alentadas a que se expresen, porque es un signo de que el cuerpo de la Iglesia está vivo”. El discurso del Papa terminaba denunciando la práctica curial del “promoveatur ut amoveatur”, que significa que para sacarlo a uno del cargo, hay que promoverlo. Para Francisco se trata de un “cáncer”, que por lo tanto hay que extirpar. En su conjunto el Papa se declara complacido por el progreso de la reforma curial. Con el Consejo de Cardenales ya se dieron 17 sesiones a lo largo de tres años, para una reforma que no solo tiene que ver con la curia sino con toda la Iglesia. A nivel de curia se nota hoy más sencillez, racionalidad y transparencia, se ha dado más lugar a laicos y mujeres, hay menos producción de documentos por parte de los dicasterios curiales y mayor reconocimiento del magisterio de los obispos y de las conferencias episcopales, mayor libertad de búsqueda para los teólogos. Al final del encuentro el Papa donó a los integrantes de la curia el libro de un jesuita del 1500 sobre las enfermedades del alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s