AMAZONIA: COMUNIDADES SIN MISA

Hummes recorriendo Amazonia
Hummes recorriendo Amazonia

En el pasado mes de noviembre se reunieron los representantes  de las seis regiones eclesiásticas de la Amazonia brasileña, con la presencia de 50 obispos, cientos de sacerdotes, religiosas y laicos para estudiar el tema de las comunidades sin misa. Estuvo al frente de la reunión Claudio Hummes, presidente de la Comisión Episcopal para Amazonia.  El hecho, muy grave, es que en la región amazónica el 70% de las comunidades cristianas participan de la Eucaristía solo una vez en el año. Ya en el 2014 el Papa Francisco había pedido “soluciones valientes y concretas”.

Hummes insistió en la necesidad de pastores que residan en sus propias comunidades, con una presencia estable en el lugar. Dijo que el Papa sugería que se ordenaran más diáconos permanentes casados, autóctonos y también indígenas, que convivieran con sus comunidades, con autonomía pastoral y responsabilidad propia. Como resultado del congreso se envió al Vaticano un documento con algunas propuestas. Estas miran principalmente a ordenar ministros locales y a crear un clero autóctono e indígena. Actualmente son pocas las diócesis con un número significativo de sacerdotes autóctonos; la mayor parte son misioneros de otras diócesis o extranjeros. Para eso se pide que la formación de los sacerdotes se abrevie y se haga directamente en el lugar donde viven con una duración muy inferior a la tradicional, aunque siempre supervisada por los obispos locales. Otro tema grave es que las comunidades no están acostumbradas a mantener económicamente a sus curas porque los misioneros hasta ahora traían sus recursos con ellos. Hay que considerar los costos no solo de la alimentación y la salud, sino del transporte a través de los ríos y por los caminos de tierra en la selva. La diócesis de Parintis tiene la extensión de 64.000 kilómetros cuadrados con 200 mil habitantes y 450 comunidades. En cuanto a los indígenas muchos de ellos se han convertido a las iglesias pentecostales, debido a la intensa actividad de esos grupos en las zonas más periféricas. Se proponen diáconos permanentes indígenas, que vivan de su trabajo en su propia comunidad y sean elegidos por la misma. También se pide poder celebrar misa en los idiomas indígenas. Otra propuesta es diferenciar y ampliar los ministerios laicales. Lo que sucede es que frente a la edad anciana de muchos misioneros y a la ausencia de nuevos, se hace impostergable una pastoral realmente autóctona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s