ARGENTINA: ABUSOS Y CELIBATO

Luego de varios casos de abusos sexuales contra menores por parte de clérigos que han sacudido la opinión pública de Argentina, el obispo de San Francisco Sergio Buenanueva respondió a los que critican el celibato eclesiástico como causa de esos abusos, con una carta pública. Así dice el obispo: “Las razones por las que un cura abusa sexualmente de un menor, resultan semejantes a las que tiene un adulto no clérigo o célibe, por tener la misma conducta. Son en buena parte abusos de “poder” sobre una persona más vulnerable. La del sacerdote es una misión que por su misma naturaleza lo ubica en situación de “poder” con muchas personas que lo buscan como acompañante espiritual, consejero o suporte para una situación difícil de la vida. Es un referente que tiene un innegable rol de autoridad y liderazgo, tanto en la comunidad eclesial como fuera de ella. La cuestión es cómo se gestiona esa autoridad. Como ocurre por otra parte con otras profesiones similares: docentes, agentes sanitarios, entrenadores etc. Sin olvidar las relaciones asimétricas que se dan en la misma familia: padres, abuelos, tíos… La vida célibe, incluso cuando supone luchas y tensiones, no es razón suficiente para que un adulto, más o menos sensato, llegue a una conducta como la que se da con el abusador, sea cura o laico. El celibato no es causa de abuso. Puede ser un factor de riesgo si se habilita a la vida celibataria a personas con fuertes disfunciones sexuales que, dadas las condiciones, pueden llegar a la violencia sexual con menores. La vida célibe acerca más a esas consecuencias a quienes tienen esas disfunciones que, dicho de paso, tampoco se resuelven con el matrimonio (la mayorías de los abusos se encuentran precisamente el seno de la familia). Es por eso que la Iglesia está extremando las medidas para prevenir y seleccionar a los candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa, atendiendo especialmente a la capacidad de entablar vínculos adultos, libres y sanos para con todos, especialmente con los más vulnerables. Incluso si en el próximo futuro la Iglesia diera espacio al sacerdocio de hombres casados, la creación de ambientes seguros para niños y personas vulnerables y la prevención de evitables situaciones de abusos, seguiría siendo una prioridad de la Iglesia, tanto para sacerdotes célibes como casados”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s